www.zonamovilidad.es
domingo 05 de enero de 2020, 14:24h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
En costes, facturación, de gestión, almacenamiento, tiempo, tareas rutinarias y CO2. En todos ellos la factura electrónica supone un coste menor

Cada vez son más las empresas que se suman a la factura electrónica. Sin embargo, no todas tienen tan claro el beneficio que les puede traer el cambio y prefieren quedarse ‘en lo de toda la vida’.

Algunos inconvenientes sueles tener que ver con el mayor control fiscal, las inversiones en aplicaciones y tecnología, la formación de los trabajadores y la contratación de personal especializado, entre otros.

En la otra cara de la moneda está el ahorro en múltiples actividades que puede acarrear pasarse a la facturación digital. Y es que permite un ahorro aproximado del 67% de los costes.

Mientas que una factura en papel cuesta 4,45 euros, hacerla electrónica tan sólo supone 1,64 euros para el empresario. También en la recepción de facturas existe un ahorro; en papel cuesta 7,22 euros y en formato electrónico 2, 27 euros.

Eficiencia al cuadrado

La factura electrónica supone un ahorro en gestión en tiempo, a la vez que impulsa la optimización de la actividad empresarial al eliminar tareas rutinarias, que suponen unas tres horas por cada 20 facturas.

Si a esas tres horas de tareas rutinarias, se le suma el minuto treinta y tres segundos de hacer una factura a papel, frente a los treinta segundos de creación, envío y archivo de una electrónica, y los nueve minutos de recepción de la tradicional, la empresa puede emplear eficientemente su tiempo y dedicarse a mejorar sus servicios.

Una ayuda al planeta

La producción de papel, tinta, impresoras, etc para conseguir una factura tradicional tiene detrás una industria contaminante. Por cada millón de facturas de papel se necesitan 10.000kg de madera, que son unos 56 árboles menos y sus correspondientes emisiones de CO2.

Al pasarse al formato digital, no sólo se evita o reduce la tala de árboles, si no que se contribuye a reducir dichas emisiones de carbono en 0,72 Tm.

Además, deja espacio para otras actividades más sostenibles, al tener un 81% menos de costes de almacenamiento.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios