www.zonamovilidad.es
Anurag Kahol, CTO de Bitglass
Ampliar
Anurag Kahol, CTO de Bitglass

Retrato de un panorama cambiante: cinco tendencias de seguridad claves que afectan a las empresas en el mundo pos-COVID-19

Por Firma invitada
x
infozonamovilidades/4/4/18
sábado 19 de junio de 2021, 11:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Proteger las fuerzas de trabajo remotas se ha convertido en una prioridad absoluta, aunque inesperada, para miles de compañías que se vieron obligadas a cerrar sus oficinas y centros de trabajo a raíz de la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, una combinación de plazos ajustados y falta de preparación ha hecho que la generalización del teletrabajo sea mucho más difícil de lo que habían previsto en un principio.

A continuación analizamos algunas de las principales tendencias y problemas a los que se han enfrentado estas empresas en los últimos meses, tal y como se han identificado en el reciente Informe sobre Trabajo Remoto 2021 de Bitglass.

El cambio al teletrabajo ha llegado para quedarse

Al inicio de la pandemia, hasta tres cuartas partes de las compañías encuestadas informaron de que entre el 75 y el 100% de su plantilla trabajaba a distancia. Doce meses después, más de la mitad de esos empleados (57%) sigue trabajando a distancia, lo que indica que el trabajo remoto ha llegado para quedarse, al menos en el futuro inmediato.

"Más de la mitad de las empresas (53%) están considerando la posibilidad de convertir en remotos algunos puestos de forma permanente"

Curiosamente, la motivación para adoptar este modelo no se debe exclusivamente al virus. La inmensa mayoría de las empresas consultadas (90%) tiene previsto seguir fomentando el teletrabajo debido al aumento de la productividad y otros beneficios empresariales. De hecho, más de la mitad (53%) está considerando la posibilidad de convertir en remotos algunos puestos de forma permanente, una vez que haya finalizado la crisis de la COVID-19, lo que supone unos 20 puntos porcentuales más que cuando comenzó la pandemia. Por lo tanto, es probable que durante algún tiempo exista una mezcla de trabajadores remotos y locales, lo que significa que la necesidad de tecnología que pueda apoyar esta manera de trabajar crece rápidamente.

Siguen existiendo grandes preocupaciones respecto a los riesgos de seguridad del trabajo remoto

A pesar de que cada vez se reconocen más las ventajas que puede aportar el trabajo a distancia, también continuan las preocupaciones. Más de tres cuartas partes (79%) de los encuestados en el informe de Bitglass están inquietos por los riesgos de seguridad que suponen los usuarios que trabajan desde casa. A pesar de haber cumplido ya todo un año de trabajo remoto, en la mayoría de los casos, las empresas todavía se sienten preocupadas y poco preparadas cuando se trata de proteger a los usuarios que están fuera de sus instalaciones.

Las principales preocupaciones se derivan de la filtración de datos a través de los puntos finales (68%), los usuarios que se conectan con dispositivos no gestionados (59%) y el acceso desde fuera del perímetro que se traduce en una menor protección antimalware (56%). Estas preocupaciones son seguidas de cerca por el incumplimiento de los requisitos normativos (45%), el acceso remoto a las principales aplicaciones empresariales (42%) y la pérdida de visibilidad sobre la actividad de los usuarios (42%). En otras palabras, existe una gran variedad de casos de uso y preocupaciones en materia de ciberseguridad que las compañías modernas deben abordar lo antes posible.

El teletrabajo en España aumenta y las empresas tienen que estar alerta

Leer más

Los esfuerzos de seguridad actuales se centran excesivamente en la red

"Las empresas están centrando sus esfuerzos en las áreas equivocadas"

Parte del problema es que las empresas están centrando sus esfuerzos en las áreas equivocadas. La mayoría de los encuestados trabajan principalmente en la seguridad del acceso a la red (69%) que, aunque es importante, no supone necesariamente el mejor uso del tiempo y los recursos. Si bien es alentador que el 60% de los encuestados mencionen el Bring your own device (BYOD) como una prioridad principal, parece que se presta muy poca atención a la seguridad de los recursos en la nube, como las aplicaciones SaaS (38%), que se utilizan a menudo para albergar, procesar y compartir datos corporativos confidenciales, especialmente en entornos de trabajo remotos.

Por otra parte, las compañías utilizan diversos controles de seguridad para proteger el trabajo a distancia, pero la mayoría sigue centrada únicamente en herramientas heredadas que no están bien adaptadas a las empresas modernas. Las tres medidas de control más importantes son los antivirus para puntos finales (80%), los cortafuegos (72%) y las redes privadas virtuales (70%); mientras que otras herramientas de seguridad más apropiadas, como el acceso a la red de confianza cero (20%), la prevención de pérdidas digitales en la nube (20 %) y los agentes de acceso seguro a la nube (18%), son mucho menos comunes.

Las reticencias de los empleados crean vulnerabilidades

"El 55% de los participantes coinciden en que depender de las VPN ha supuesto un gran reto durante el cambio al trabajo remoto"

La estrategia de seguridad de una compañía es tan fuerte como su eslabón más débil, que en la mayoría de los casos son sus empleados. Según el informe de Bitglass, las tres principales políticas y protocolos que los empleados son más reticentes a cumplir son: la gestión de dispositivos móviles (32%), la autenticación multifactor (30%) y las redes privadas virtuales (26%).

La reticencia a las redes privadas virtuales en particular supone un grave problema, dado su extendido uso. De hecho, el 55% de los participantes coinciden en que depender de las VPN ha supuesto un gran reto durante el cambio al trabajo remoto. El uso de una VPN no solo frustra a los usuarios, sino que es difícilmente escalable y no proporciona seguridad de confianza cero, algo que se está volviendo cada vez más esencial.

El peligro de tener los ordenadores empresariales en casa

Leer más

El trabajo remoto está acelerando la transición a la nube

Algo en lo que la mayoría de los encuestados está de acuerdo es en la creciente necesidad de un ecosistema más centrado en la nube. El 71% afirma que su compañía abandonará los dispositivos y herramientas locales en favor de la nube, para posibilitar un trabajo remoto más eficiente. Sin embargo, más de 12 meses después del inicio de la pandemia, cualquier transición debe producirse más pronto que tarde para minimizar posibles impactos perjudiciales para el éxito a largo plazo.

La pandemia de la COVID-19 está cambiando profundamente la forma de trabajar en el futuro inmediato —posiblemente para siempre—, de modo que las empresas deben adaptarse en consecuencia o arriesgarse a perder terreno frente a sus competidores. Para muchas, esto significa implementar modelos de negocio y de seguridad más apropiados que permitan a los empleados trabajar de forma eficiente desde cualquier lugar y mantener los datos confidenciales a salvo, sin importar donde vayan. El proceso no tiene por qué ser doloroso si se hace de una forma adecuada, y quienes lo consigan cosecharán rápidamente los beneficios de un entorno de trabajo más flexible, seguro y productivo.

Autor: Anurag Kahol, CTO de Bitglass

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios