www.zonamovilidad.es
Prueba Motorola Edge 20 Pro, un terminal muy equilibrado y potente, únicamente lastrado por su cámara

Prueba Motorola Edge 20 Pro, un terminal muy equilibrado y potente, únicamente lastrado por su cámara

martes 12 de octubre de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
El Motorola Edge 20 pro es el sucesor del Edge+ del pasado año, que supuso el regreso de la firma de Lenovo a la creación de dispositivos de gama alta tras unos años centrándose exclusivamente en líneas más asequibles. Un diseño elegante, acompañado de una cámara ambiciosa y una gran batería son las principales apuestas de este Edge 20 pro para destacar por encima de sus competidores.

Era septiembre de 2017 cuando la multinacional tecnológica Apple presentaba su nuevo smartphone al mundo, el archiconocido iPhone X, que marcaba el décimo aniversario de la creación de los móviles de la manzana. Con este terminal la firma de Cupertino cambió para siempre el mercado de dispositivos inteligentes, y no por introducir tecnologías revolucionarias, sino por añadir una nueva gama a las ya existentes (baja, media y alta). El iPhone X fue el primer smartphone en superar la barrera psicológica de los 1000 euros para el precio de un teléfono móvil, algo nunca visto hasta el momento en esta categoría de productos, pero una tendencia a la que pronto se unirían los principales fabricantes del momento, como Samsung o Huawei. Para justificar la venta de sus dispositivos a un precio tan elevado estas marcas debían ofrecer sus productos más pulidos, con las tecnologías más punteras y los mejores acabados. De esta forma nacía la gama premium, un escalón por encima de la gama alta en cuanto a especificaciones y calidad percibida.

Con el tiempo la mayoría de grandes fabricantes se centraron en ofrecer dispositivos asequibles, otros con mejores prestaciones, pero sin las mejores tecnologías disponibles y los buques insignia pertenecientes a esta nueva y costosa categoría de productos. Por tanto la gama alta quedó ligeramente abandonada y los rangos de precio más habituales se situaban en unos 150 a 200 euros por un gama baja, de 400 a 500 por la gama media, y ascendía a más de 1000 euros por un terminal de gama premium. Sin embargo, con el tiempo los fabricantes han podido observar que en esa franja de precio que han dejado ligeramente abandonada se encuentra una oportunidad de negocio excelente para aquellos terminales que cuentan con especificaciones de alto nivel, pero no llegan a cumplir completamente con los estándares que se le exige a la gama premium.

Motorola Edge 20 Pro. Tabla de características, especificaciones técnicas y precio

Leer más

Cuando Motorola regresó a la creación de smartphones de gamas más altas, con su línea de productos Edge, intentó hacerse con un pellizco de este nuevo mercado premium con el Edge+ y su precio de más de mil euros. Los resultados no satisficieron las expectativas de la firma puesto que se trata de un sector del mercado muy competitivo, y el terminal tenía elementos por pulir que le impidieron terminar de triunfar. Para su sucesor, el Edge 20 Pro, Motorola tiene una estrategía diferente. Deja atrás el mercado premium para centrarse en la gama alta tradicional, que está experimentando un gran crecimiento gracias a su conjunción de grandes especificaciones a precios ligeramente más contenidos que sus versiones más lujosas. De esta forma el Edge 20 Pro parte de un precio de 699 euros, una razonable rebaja respecto a su sucesor, que sobrepasaba holgadamente dicha cifra.

Diseño y construcción: Elegante, pero poco ergonómico

Pese a que el precio ha sufrido una importante reducción, los materiales y la construcción del terminal no se han visto afectados significativamente por ello. La experiencia de análisis del Motorola Edge 20 Pro se podría resumir en que el terminal roza la perfección en la mayoría de sus apartados, sin embargo siempre hay un “pero” que termina por lastrar la experiencia. En cuanto al diseño, por ejemplo, se trata de un terminal bien construido, con materiales de calidad como el cristal microperforado de su tapa trasera, que además cuenta con un acabado mate que impide que se marquen mucho las huellas, confiriéndole un aspecto más limpio y elegante. Esas microperforaciones tienen una función estética por la cual producen un interesante patrón según cómo incide la luz sobre el terminal.

El diseño tiene dos 'peros': marcos construidos en plástico y la posición de la botonera

El gran pero del diseño, que en este caso es doble, se encuentra en los marcos del mismo. La primera de las quejas es que están construidos en plástico. Esto, pese a aportar ligereza, resta en la sensación de calidad percibida, haciendo parecer al terminal más barato de lo que realmente es. El otro inconveniente es la posición de su botonera. El Edge 20 Pro es un teléfono de grandes dimensiones, y los botones están situados en una posición demasiado elevada que no resulta excesivamente cómoda de pulsar, y a la que costará acostumbrarse durante los primeros días de uso del dispositivo. En el canto derecho se encuentran los botones de volumen y el de bloqueo y encendido, mientras que el canto izquierdo queda reservado para un botón dedicado al Asistente de Google.

Precisamente en el botón de bloqueo y encendido del terminal es donde se encuentra el sensor de huellas dactilares para acceder de forma segura al mismo. Este, pese a que podría contar con una superficie ligeramente mayor para facilitar la tarea de accionarlo, cumple rápida y eficazmente su función, con apenas fallos. No se puede decir lo mismo del desbloqueo facial, pues sin duda no es uno de los elementos más pulidos del dispositivo, pues es lento en reconocer la cara y, en muchas ocasiones, no llega a conseguirlo. Además no se trata de la opción más segura puesto que solo se basa en la cámara frontal para realizar su comprobación y puede ser trucado fácilmente por una fotografía.

Pantalla

La pantalla es uno de los elementos en los que más se luce este Motorola Edge 20 Pro. Se trata de un panel OLED de 6,7 pulgadas de resolución Full HD que no tiene nada que envidiar a dispositivos de la competencia que encajan más en la gama premium, e incluso supera a muchos de estos. Se debe a su tasa de refresco, que puede llegar hasta los 144Hz, mayor que el recién presentado iPhone 13 Pro, cuya nueva pantalla ‘Motion Display’ alcanza solo hasta los 120 Hz de tasa de refresco.

Uno de los elementos que más llaman la atención de la pantalla del Edge 20 Pro es que esta es completamente plana

Para la velocidad a la que se moverá la pantalla el Edge 20 Pro ofrece tres modos distintos. El primero de los mismos consiste en forzar en todo momento la tasa de refresco más alta que alcanza la pantalla, los 144 Hz mencionado anteriormente. Con esta opción todas las animaciones se moverán con una fluidez envidiable, pero tiene el defecto de que conlleva un gasto de batería muy elevado. Por otro lado se encuentra la posibilidad de hacer todo lo contrario y no pasar de los 60 Hz. Con ello se perderá gran parte de la sensación de fluidez, pero las ganancias en batería serán cuantiosas. Por último se encuentra el modo más aconsejable, el automático, que irá modificando la tasa de refresco según se necesite. Su pero es que está limitada únicamente a 120 Hz, por lo que no se llegará a alcanzar en ningún momento la máxima fluidez que ofrece el dispositivo.

Uno de los elementos que más llaman la atención de la pantalla del Edge 20 Pro es que esta es completamente plana. Su predecesor contaba con los bordes curvados a ambos lados de forma bastante pronunciada, con un efecto estético resultón, pero poco funcional. De estos bordes curvados obtenía precisamente el terminal su nomenclatura Edge (borde, en inglés). Para esta nueva versión, sin embargo, Motorola abandona por completo esa decisión de diseño y nos encontramos con un panel completamente plano, algo que agradará a muchos usuarios que no estaban convencidos de las ventajas reales de dichos bordes.

Rendimiento y batería, las dos bazas del Edge 20 para reinar

El rendimiento del terminal es otro de los elementos en los que se nota que el producto analizado pertenece a la gama alta, pues este es sobresaliente, pese a no contar con el procesador más puntero del mercado, pues como ya un leitmotiv de esta prueba, dicha tecnología está reservada para los dispositivos premium. El Edge 20 Pro cuenta, por tanto, con un procesador Qualcomm Snapdragon 870, con tecnología 5G, acompañado de una gráfica Adreno 650. Estos chips, acompañados de sus generosos 12 gigabytes de memoria RAM. dotan al dispositivo de un rendimiento envidiable, muy fluido gracias también en parte a la elevada tasa de refresco, en el que no hay cabida para el lag. Los más jugones también apreciarán que estas especificaciones sirven de sobra para mover el más exigente de los juegos y, en caso de ser necesario, el terminal cuenta con un modo específicamente pensado para jugar que fuerza el procesador para aumentar el rendimiento, sin que esto genere un sobrecalentamiento del mismo.

Qualcomm presenta el Snapdragon 870 5G para la gama alta

Leer más

La autonomía que se obtiene con este terminal es simplemente impresionante

La batería, junto con la pantalla y el rendimiento, es lo mejor del Edge 20 Pro. Cuenta con 4500 mAh que se pueden cargar mediante el cable USB-C 3.1 de carga rápida. Esta es de 30W y con únicamente media hora de carga consigue llenar más de la mitad de la capacidad de la misma. La autonomía que se obtiene con este terminal es simplemente impresionante. Con un uso ligero se pueden alcanzar los dos días de forma holgada. Con un uso muy intensivo se suele acabar el día con alrededor de un 30% de la capacidad restante, y con unas 6 horas de pantalla encendida.

Cámara, pequeñas mejoras pero sigue siendo la asignatura pendiente

La cámara es, como suele ser frecuente en esta clase de dispositivos, el gran 'pero' que aleja al móvil de ser una compra perfecta. En este caso nos encontramos con el cuento de siempre, una cámara que con la luz del día cumple y con la cual se pueden obtener grandes fotografías, pero que comienza a flaquear en situaciones nocturnas cuando la luz ya no hace acto de presencia.

El Edge 20 Pro cuenta con una configuración de tres lentes traseras que están ubicadas en un módulo de cámaras de tamaño generoso en extensión, pero que no sobresale en gran medida del cuerpo del terminal como si se puede observar en otros dispositivos, como el Xiaomi Mi 11 Ultra. Estas tres lentes se corresponden con: la principal, de 108 MP y una apertura f/1.9 que deja pasar una gran cantidad de luz. La gran angular, de 16 MP y una apertura f/2.2. Las fotos que se extraen de la misma suponen un descenso de calidad notable respecto a aquellas capturadas mediante el sensor principal, pero la distorsión de los bordes de la instantánea no son tan notables como en otros terminales de precio similar. El último sensor, y la gran novedad en cuanto a su sistema de cámaras, es una lente periscópica que puede llegar hasta 50 aumentos digitalmente. Esto no es algo especialmente novedoso, pero siempre ha estado reservado para los terminales de gama premium. Este sensor cuenta con 8 MP y una apertura de f/3.4.

La cámara de selfies está incrustada en la pantalla y tiene 32 MP.

¿Merece la pena su compra? Spoiler: sí (mientras no te interese demasiado la fotografía)

En definitiva, el Motorola Edge 20 Pro se trata de un móvil muy equilibrado que peca del mismo fallo -la cámara- que sus contrincantes directos, pero ofrece unas prestaciones cercanas a la gama premium con un precio de gama alta, por lo que supone un ahorro importante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios