www.zonamovilidad.es
domingo 15 de diciembre de 2019, 13:32h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Estar por debajo de le media en Matemáticas o tener la tasa de abandono escolar más alta de la UE son problemas que pueden solucionarse integrando la tecnología en el sistema educativo español. La mejora puede ser de hasta un 30%.

Mejorar sus habilidades, integran completamente las competencias de cada asignatura, fomentar la creatividad, interacción e investigación de los alumnos dentro del aula son algunos de los beneficios que la integración tecnológica puede traer consigo al ámbito escolar.

Su aplicación podría aumentar los resultados en matemáticas y lectoescritura en un 40% en los más pequeños; dentro de la media general del 30%. Además, las Ciencias serían las más beneficiadas; su rendimiento puede aumentar hasta el 70%.

El secreto de la tecnología en el aula no está en darle a un niño una Tablet o acceso a Internet, si no en la gestión del centro, la formación del profesorado y la especialización en un aprendizaje a medida de las habilidades de cada alumno. Entender bien la tecnología podría ponerle fin a la cifra más alta de la UE de abandono escolar, en el que nuestro país lidera el podio con una tasa 17’9%.

"Ayudaría a revertir la falta de motivación de los alumnos al impulsar el desarrollo de su potencial personal"

Desde el punto de Pablo Lara, presidente de Edutech, un hub de innovación educativa “digitalizar el sistema de enseñanza, de una manera real, partiendo de las aulas y el profesorado, ayudaría a revertir la falta de motivación de los alumnos al impulsar el desarrollo de su potencial personal. Además, mejoraría sus habilidades en todas las áreas, incrementaría la eficacia y eficiencia del sistema educativo y, por ende, aumentaría su calidad y equidad. Los alumnos desarrollarían en el aula las competencias que verdaderamente necesitan para defenderse en un mundo que cada vez es más incierto”.

El origen del agujero negro

Esta junto con otras soluciones se han propuesto en las últimas semanas después de conocer los resultados de los alumnos españoles en el informe PISA, donde se analizan tres competencias: matemáticas, ciencia y lectura.

Este año los alumnos bajaron en matemáticas y en ciencia permanecieron por debajo de la media. Los resultados sobre lectura no llegaron a presentarse por anomalías. Además, puso en valor las diferencias entre unas comunidades y otras. Un alumno de Ceuta está tres cursos por debajo que otro alumno del mismo curso del País Vasco.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios