BIG DATA en el fútbol: el jugador número 12
Ampliar

BIG DATA en el fútbol: el jugador número 12

domingo 25 de agosto de 2019, 19:02h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Cuando hablamos de Big Data nos referimos al conjunto de datos, ya sea estructurados o no, que afectan a los negocios del día a día. Pero no es sólo la cantidad de datos lo que importa, sino lo que las organizaciones hacen con los datos; y, sobre todo, cómo se convierten en información que facilita la toma de decisiones

Si este concepto se aplica a los terrenos de juego, y al fútbol en particular, Big Data permite obtener información del análisis del partido o del rendimiento individual de los futbolistas; también del conjunto de las divisiones y de la liga en general; datos que se aprovechan entre otros sitios en las casas de apuestas, como podemos ver en este acceso al sitio web. Con la información masiva recibida se puede saber si existe un posible riesgo de lesión o si el jugador se encuentra listo para jugar.

¿Hacia qué lado te va a regatear Messi? ¿Dónde puedo presionar al equipo contrario para tener más probabilidades de robarle el balón? ¿Cuál es el jugador con el mayor número de pases acertados? Cada acción que tiene lugar en el campo es registrada por empresas de estadística, y esos datos luego los venden a equipos de fútbol, casas de apuestas o medios de comunicación para hacer uso de ellos. Pero es que son alrededor de ocho millones de datos los que se recogen en un partido de fútbol.

El tracking

Dentro de los parámetros establecidos también se encuentra información sobre su estado físico, donde se hace referencia, por ejemplo, a la velocidad máxima de un determinado jugador.

Los datos del deportista (el tracking) son un reclamo a la hora de afrontar un partido y saber contra quien vas a jugar o quien te puede crear más peligro. Hay cámaras en el campo, parecidas a un GPS, que llegan a medir los kilómetros recorridos por un futbolista y su rendimiento individual. Concretamente, un club inglés, el Arsenal, instaló estas cámaras que captan más de 1 millón de datos por partido. A su vez, el tracking proporciona pistas a la hora de querer fichar a un jugador, ya que en caso de lesión se acude al Big Data para saber quién tiene datos y características similares al de nuestro jugador lesionado.

Gracias a esta información, también se le puede dar un valor económico a cada miembro del equipo. Juegos de móvil como el Comunio, en los que fichas y vendes jugadores para conseguir el mejor equipo, utilizan estos datos. Dentro de los parámetros establecidos también se encuentra información sobre su estado físico, donde se hace referencia, por ejemplo, a la velocidad máxima de un determinado jugador.

Esta tecnología es una herramienta más, a disposición del cuerpo técnico del equipo, puesto que hay entrenadores que apuestan por ello para analizar a sus rivales. Pero también pueden hacer uso del Big Data los aficionados al fútbol, ya que algunos equipos como el Real Madrid, crean aplicaciones para obtener datos de su afición. De esta manera crecerán como empresa, desarrollarán diferentes estrategias de venta y sabrán qué productos o jugadores del club cuentan con más apoyo por parte de los seguidores. El Big Data proporciona al fútbol un ahorro de tiempo en los procesos de análisis de todos los activos que tiene el club y una reducción de los posibles errores en la gestión; y, a día de hoy, la gran mayoría de equipos han sabido adaptarse a estos nuevos tiempos tecnológicos, incorporando a su cuerpo técnico gestores de Big Data. Una opción laboral que ya es una realidad.

Un ejemplo de lo que es optimización de recursos y de manejo de datos lo encontramos en el Leicester. Un humilde club inglés que ganó la Premier League superando a otros con mayor presupuesto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios