www.zonamovilidad.es
sábado 10 de diciembre de 2016, 10:32h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El desbloqueo por huella dactilar o el reconocimiento del iris son algunos de las funciones que hoy en día se aplican a la tecnología dentro de la biometría. ¿Cómo funcionan? ¿Cuáles son sus debilidades y formalezas? ¿Qué horizontes pueden abrir dentro de este campo? En este reportaje encontramos la respuesta a estas y otras preguntas.

Cuando pensábamos que pagar con tarjeta de crédito era un método seguro de pago, Panda Security nos descubría el malware PunkeyPOS. Pero, ¿en qué consiste? Se trata del registro de miles de tarjetas de crédito y débito a través de los Terminales de Punto de Venta. Este hecho convierte a los TPVs en sistemas críticos, según los expertos en seguridad de Panda Security, además de en un objetivo cada vez más deseable para los ciberdelincuentes por lo sencillo que supone atacar estos dispositivos de manera anónima desde Internet y el lucro económico de vender en el ‘mercado negro’ la información robada.

La biometría como método de autenticación gana cada vez más adeptos en el sector bancario

Por este motivo, entre muchos otros, las entidades bancarias buscan otras medidas de seguridad para proteger los datos de sus clientes en un mundo en el que la ciberseguridad es clave. En este entorno, la biometría como método de autenticación gana cada vez más adeptos en el sector bancario. Según un nuevo estudio llevado a cabo por Visa, los españoles confían en sus bancos en comparación con otros medios e instituciones a la hora de proteger sus datos biométricos, como pueden ser las huellas dactilares o el reconocimiento a través del iris ocular. Más de la mitad de los consumidores, es decir, un 57%, confiarían en sus bancos para almacenar y mantener segura su información biométrica, por delante de agencias gubernamentales u operadores de telefonía móvil.


De esta manera, encontramos en la biometría una nueva vía para los pagos o la protección de información confidencial y, como podemos comprobar en el estudio realizado por Visa, especialmente dentro del sector bancario. Al preguntarles sobre en quién confiarían más para utilizar estos servicios de confirmación de identidad, un porcentaje mayoritario escogió los bancos -86%- y los sistemas de pago -79%-, seguidos de las grandes superficies y los centros comerciales -73%-, y por delante de marcas online de reconocido prestigio -71%-. Carmen Alonso, Directora General de Visa en España, señalaba que los bancos tienen una gran oportunidad en esta revolución en los pagos. “Desde las pruebas con reconocimiento de voz hasta algunos de los métodos biométricos anteriormente mencionados, estamos viendo que tanto la banca como sus competidores, están dando pasos positivos para adoptar esta tecnología con gran variedad de usos. Esta confianza del consumidor, tanto en la autenticación como en el almacenamiento de los datos biométricos, ofrece a las entidades un escenario perfecto para los usuarios y para los propios bancos” concluía.

Los españoles, escépticos

Aunque, por otro lado, según un estudio llevado a cabo recientemente por YouGov para el portal europeo GMX, los internautas españoles encuestados se muestran escépticos ante este tipo de métodos de autenticación alternativos, basados en la biometría y muestran su preocupación por los riesgos que puedan causar. El 63% de los internautas españoles prefieren las contraseñas como método de autenticación para el inicio de sus sesiones en vez de los métodos biométricos. El método biométrico más utilizado es la huella digital, con un 11% de los encuestados; y respecto al resto de métodos biométricos, un 2% prefiere el reconocimiento por voz y tan sólo un 1% el escaneo del ojo y el reconocimiento facial. Tras este estudio, Jan Oetjen, CEO de GMX, recalcaba la importancia de que los métodos de autenticación alternativos como la biometría se continúen investigando y perfeccionando. “Con el fin de responder a las inquietudes de los usuarios, los proveedores tienen que cumplir de manera minuciosa con los requisitos de protección de datos relativos al almacenamiento y utilización de datos biométricos” declaraba el directivo.

El 63% de los internautas españoles prefieren las contraseñas como método de autenticación para el inicio de sus sesiones en vez de los métodos biométricos

El estudio de GMX deja patente que los usuarios tienen una preocupación especial por la protección de sus data personal. Por ello, a pesar de la comodidad y la sencillez de la seguridad biométrica, por no mencionar los millones que podría ahorrarle a los bancos al evitar los fraudes online, los profesionales de seguridad informática plantearon varias preocupaciones en torno a la seguridad y la privacidad de los pagos biométricos, según informa la compañía de seguridad ESET. Una de las principales preocupaciones es que la medición biométrica se está utilizado como equivalente a una contraseña o clave de acceso, en lugar de usarse como una prueba de identidad que luego se complemente con una contraseña o PIN para autenticar dicha información. Según la empresa experta en sistemas de seguridad, esto plantea la preocupación de que el límite entre la delincuencia física y la de la información comience a desdibujarse, y algunos especulan que la biometría podría abrir las puertas a espantosos ataques dirigidos.

Biometría en los móviles

Aún así, el uso de la tecnología biométrica aparece ya en millones de teléfonos móviles, con iOS y Android, en algunos de los bancos más importantes y en la mayoría de los aeropuertos más grandes del mundo. Por ejemplo, los sistemas de autenticación por huella dactilar de diversos dispositivos móviles han permitido que cientos de bancos utilicen actualmente la tecnología de huellas dactilares para autorizar pagos desde teléfonos inteligentes. En cuanto al reconocimiento de iris, el operador de telefonía móvil japonés NTT Docomo anunciaba el pasado año la comercialización del primer teléfono inteligente con tecnología de reconocimiento del iris que permite desbloquear el terminal o realizar pagos. De hecho, el controvertido Galaxy Note 7, retirado del mercado por sus sonadas explosiones, incorporaba el patrón del iris para el desbloqueo del terminal con una sola mirada, función que era factible incluso con gafas y lentillas transparentes.

Los sistemas de autenticación por huella dactilar de diversos dispositivos móviles han permitido que cientos de bancos utilicen actualmente la tecnología de huellas dactilares para autorizar pagos desde teléfonos inteligentes

En este sentido y según el estudio realizado por Visa, el crecimiento de la autenticación mediante huella dactilar en los pagos móviles está ayudando a que los consumidores entiendan mejor los beneficios de los pagos biométricos. Por ello, un 74% de los encuestados afirmaron sentirse cómodos con este tipo de pago y más de la mitad de los españoles expresan la mayor preferencia por el escaneo de huellas digitales – un 53%- como una forma biométrica de autenticación para reemplazar a las contraseñas o el PIN. Así, este estudio demuestra que el reconocimiento dactilar se considera como el método biométrico más seguro, según un 84% de los consumidores, por encima de otros métodos como el escaneo del iris del que hablábamos anteriormente –con un 80%- o el reconocimiento instantáneo de una muestra de ADN, que reúne la aprobación del 79% de los encuestados.
En cuanto a los beneficios derivados del uso de sistemas biométricos, ya encontramos las primeras aplicaciones de estos nuevos métodos más allá de la banca.

Apple contra los ladrones

Apple presentaba a finales de verano una solicitud de patente para el uso de un módulo de identificación a través del tacto, de la cámara y de otro sensores en el iPhone y el iPad, con el objetivo de identificar a los ladrones de los terminales Apple robados. La compañía de Cupertino ha bautizado esta patente como ‘Captura de datos biométricos para la identificación de usuarios no autorizados’ y, de esta manera, el iPhone o iPad se convertiría en un dispositivo de vigilancia con la capacidad de capturar, almacenar y transmitir información sobre la persona que lo usa gracias a la recepción de una señal o cuando se hayan realizado varios intentos de acceso fallidos. Esto se trata solo de una patente que podría no llegar al mercado, pero otras compañías como Morphos desarrollan otros sistemas que implican también los sistemas biométricos. De hecho, en el MWC 2016, presentaba una nueva fórmula que permitía desbloquear los dispositivos móviles con la cara del usuario. De esta manera, si otra persona diferente al dueño del terminal intenta desbloquearlo se mostrará un mensaje de error, gracias al uso de una tecnología basada en un modelo 3D.


Enfocado directamente al sector de la banca, Vector ITC Group ha desarrollado una solución de gestión de patrones multibiométricos que identifica y verifica a los clientes de las entidades financieras a través de distintos canales, utilizando el método más adecuado para el canal y el cliente. La herramienta está formada por cuatro patrones biométricos: reconocimiento facial, de voz, de huella y de documentos oficiales. El reconocimiento mediante mecanismos biométricos permite verificar la identidad de una persona analizando su rostro, huellas dactilares o su voz. El proceso de verificación consiste en la autenticación del cliente en cada uno de los canales que el banco tiene activos. De esta manera, se elimina el fraude por suplantación de identidad gracias a un estudiado proceso, mientras que la información que se obtiene de los datos del cliente se enlaza con los patrones biométricos capturados.

CENTAC

Por último, y más allá del ámbito bancario, existe un sector en el que la biometría puede suponer un gran avance. El Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad, el CENTAC, reclamaba a principios de este año que las personas con discapacidad son las que más trabas se encuentran a la hora de realizar gestiones en Internet. Así, Juan Luis Quincoces, director general de la institución hacía patente la necesidad de que las nuevas herramientas y políticas de

Más allá del ámbito bancario, existe un sector en el que la biometría puede suponer un gran avance. El Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad, el CENTAC, reclamaba que las personas con discapacidad son las que más trabas se encuentran a la hora de realizar gestiones en Internet

seguridad fuesen accesibles para todos, especialmente para los colectivos más afectados, haciendo referencia a las nuevas formas de identificación digital basadas en sistemas biométricos. En este sentido, Quincoces señalaba que las herramientas biométricas pueden ser muy útiles para gestionar un acceso seguro para las personas con discapacidad, ya que este sistema asocia la autorización de acceso a alguna variable biológica que pueda ser detectada, como el iris, la huella digital o la propia cara.
Así, gracias a los diversos estudios, podemos concluir que los consumidores confían en los sistemas biométricos especialmente dentro del ámbito bancario, aunque siguen preocupándoles la seguridad de sus datos personales. Pero más allá de este sector, podemos ver cómo se van desarrollando aplicaciones basadas en la biometría en otras areas de la tecnología que pueden suponer grandes avances y que suponen la apertura de nuevos horizontes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios