www.zonamovilidad.es
Por Pilar Bernat
x
pbernattelycom4com /7/7/16
martes 20 de agosto de 2019, 18:33h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Nunca en 24 años de publicación de ‘Telefonía y Comunicaciones’, ni en 14 de Zonamovilidad fue tan difícil seleccionar cuál consideramos que era el mejor teléfono del año; sin embargo, en este 2018 las cosas han cambiado y mucho, tanto por el número de aspirantes al liderazgo como por las marcas que consideramos se alzan en el podio. Y si bien la prensa técnica se divide entre quienes consideran que el Oppo Find X merece la corona de laurel por el altísimo nivel de innovación integrada y quienes optan por el Mate 20 Pro, nosotros, con el máximo respeto tanto por Oppo como por LG (G7 y V30), Sony (ZX3), Samsung (Note 9), o Google (Pixel 3), consideramos que el de Huawei es el mejor teléfono móvil no sólo de 2018, sino -por razones de evolución- el mejor con el que hemos convivido a lo largo de estos muchos años

El hecho determinante que marcado la decisión no es otro que la respuesta a las expectativas; ya que cuando un comprador realiza un desembolso tan considerable en tecnología, lo menos que debe exigir es que ésta responda a sus necesidades y que pueda salir a la calle con la seguridad de llevar un producto de confianza en el bolsillo. De ahí que, a pesar de haberle realizado ya una primera prueba detallando sus principales características técnicas, en el número de noviembre de la revista, ahora vamos más allá y sumamos ésta, relativa al uso cotidiano del teléfono.

Así, las razones que podemos argumentar para defender nuestra decisión son numerosas; empezando por el diseño, la capacidad de conexión, la velocidad de procesamiento, la rapidez en el desbloqueo, la relación calidad precio, la duración de su batería, la agilidad, los detalles de la interfaz de usuario, pero, por encima de todo, el conjunto fotográfico; el cual suma la óptica diseñada por la prestigiosa firma alemana Leica a los dos procesadores exentos de inteligencia artificial (NPU) , lo cual le aporta cualidades asombrosas; de hecho, con un Mate 20 Pro en la mano, cualquier otra cámara se pueden quedar en la redacción o en casa, salvo que se trabaje en fotografía profesional.

Nada es perfecto...

Y ¿todo es perfecto en el Mate en su uso diario? No; en este caso cabe aplicar el famoso dicho de ‘nada es perfecto y este es el perfecto ejemplo’; así es que vamos a empezar por el que en nuestro criterio es su peor defecto y que parte de una de sus grandes virtudes: la pantalla (AMOLED 6,39”). Y es que el display de este estudiado modelo está concebido como una pantalla 2.5D, curvada en los laterales bajo el principio de visión total y con una excelente ratio frente a la carcasa (87,9%); de hecho, prácticamente no tiene bordes negros y al ser sus laterales sensibles, los dedos con los que sujetamos el terminal interfieren en algunos momentos sobre la acción que queremos realizar. Consejo: tener cuidado, especialmente a la hora de sacar fotografías y si nos damos cuenta de que el terminal no responde, lo primero que hay que hacer es mover los dedos. Fácil.

…pero casi

En el lado opuesto, su mayor virtud: la fotografía, ya que este smartphone es, más que nunca, un camera-phone, equipado con un triple objetivo trasero con gran angular y macro, flash de LED de doble tono, además de una sensibilidad única para la fotografía nocturna. Su secreto, la integración de las dos unidades neuronales de procesamiento paralelo, antes mencionadas, las cuales reconocen mediante algoritmos de inteligencia artificial las tomas que queremos realizar y efectúa los ajustes con gran exactitud. Según Huawei, está programado para reconocer más de 4.500 imágenes y te lo indica en la pantalla cuando las ha identificado. Conviene recordar que la triple cámara suma sensores de 40, 20 y 8 Mpx cada una de ellas con sus correspondientes aperturas. Enfoca a través de láser mediante la técnica de detección de fase, lo cual se traduce en una precisión de foco al alcance de pocos equipos ligeros. Para autorretratos cuenta con un sensor de 24 Mpx con HDR (mejora el contraste y los detalles), mandos para regular el modo belleza y un desplegable para elegir el tipo de iluminación que queremos dar a la imagen. La ‘iluminación escénica’, está bastante conseguida.

En cuanto a los modos de la cámara principal, podemos optar entre el profesional y el automático, pero los mismos efectos que tenemos para los ‘selfies’, los podemos utilizar cuando hacemos una foto a terceros.

En cuanto a los modos de la cámara principal, podemos optar entre el profesional y el automático, pero los mismos efectos que tenemos para los ‘selfies’, los podemos utilizar cuando hacemos una foto a terceros. Además, en el menú encontramos: el modo noche, HDR con inteligencia artificial para aumentar el nivel de contraste y recoger más detalles; fotos en movimiento; panorámicas; pintura con luz; fotos monocromáticas; blanco y negro con un punto de color y no falta el efecto bokeh -que en este caso se denomina apertura-. Así mismo, la posibilidad de realizar capturas subacuáticas (el Mate 20 Pro tiene nivel de resistencia al polvo y al agua IP 68); o imágenes de realidad aumentada (AR), modo en el cual podemos elegir una máscara en 3D y grabar mensajes, de forma que la mascara recoge el movimiento de nuestra boca y de la cabeza y lo reproduce. No olvida tampoco Huawei las fotos en 3D para capturar personas o cosas en tres dimensiones.

Un detalle interesante: desde la pantalla de bloqueo podemos disparar una foto en segundos pulsando dos veces la tecla de volumen; pero no se puede finalizar el capítulo de la cámara del Huawei sin recordar que es el primer móvil que incorpora zoom macro, el cual se activa automáticamente cuando nos encontramos, aproximadamente, a un centímetro de aquello que queremos capturar.

¿Video?

Por supuesto: con diferentes resoluciones, a cámara lenta y en cámara rápida. También podemos grabar aquello que vemos en la pantalla del teléfono (una videollamada o una página web que queremos consultar cuando no tenga mos acceso a Internet). Por último, hay que mencionar Hivision, el equivalente a Lens o a Bixby Visión en otras marcas, de forma que cuando enfocamos un objeto, nos da información sobre el mismo o nos muestra elementos similares.

Desbloqueo

Directamente relacionado con el capítulo de cámara y pantalla está el sistema de seguridad y de desbloqueo del móvil, que, en este momento se sitúa en el más alto que se conoce en términos de consumo. Así, además de los habituales sistemas por patrón o clave (de seis números), incluye lectura de huella digital sobre la pantalla y reconocimiento facial. En el primer caso, Huawei se ha distanciado de la tendencia imperante, hasta ahora, de situar el lector de huella en la trasera en un módulo claramente definido para esta función. A cambio de eso, ha optado por el escáner oculto bajo el cristal, de forma que el punto donde se debe poner el dedo sólo aparece cuando es necesario. Así, hay que reconocer que la lectura no es infalible, pero sí muy efectiva; como también lo es el reconocimiento facial 3D que funciona con y sin gafas y en condiciones de luz adversas. Por supuesto, a mayor dificultad, más fallos; pero de poco puede presumir el último modelo de iPhone, que lideraba este aspecto, frente al Mate 20 Pro.

Batería y procesador

En la enumeración de las virtudes no puede faltar la batería de polímero de litio con una capacidad de 4.200 mAh. Pero, la cifra por sí misma sería lo de menos si el fabricante no hubiera realizado una implementación cuidada y hubiera equipado el smartphone con un procesador que optimiza los recursos. Así, con un uso intensivo del móvil dentro de una vida normal o una rutina profesional y con la precaución de programar el tiempo de actividad de la pantalla cuando no se utiliza en 15 segundos, una carga dura fácilmente un día y medio (dos si apuramos con el modo ahorro de energía).

Además, dispone de sistema de carga rápido de 40W mediante cable microUSB Tipo C, de carga inalámbrica de 15W y, lo más importante: no se calienta. Parte de estas bondades responden al último procesador Hisilicon: el Kirin 980 de ocho núcleos de 7 nm y a una configuración de memoria, en el caso del terminal que hemos probado de 6 GB de RAM y 128 GB de ROM. Dentro de lo no muy bueno, señalar que en la cuna de la SIM (situada en la base), podemos incorporar una tarjeta externa de memoria, pero es propietaria, no sirve cualquier modelo del mercado.

Así mismo, la conectividad no sólo es completa, sino que el MODEM LTE permite agregar bandas para alcanzar velocidades de transmisión superiores al Gbps. Por último y por lo que respecta al sonido… no hay mucho que

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios