www.zonamovilidad.es
La cuestión del 5G verdades y mentiras

La cuestión del 5G verdades y mentiras

Por Pilar Bernat
x
pbernattelycom4com /7/7/16
domingo 22 de septiembre de 2019, 23:02h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

“Quiero la tecnología 5G, e incluso 6G, en los Estados Unidos lo antes posible. Es mucho más potente, más rápido e inteligente que el estándar actual. Las compañías estadounidenses deben intensificar sus esfuerzos, o quedarse atrás. No hay razón para que nos quedemos atrás” "Quiero que Estados Unidos gane a través de la competencia, no bloqueando tecnologías actualmente más avanzadas” (Donald Trump en Tweeter). Leídos hoy, estos dos tuits del primer mandatario de los Estados Unidos delatan no sólo su ignorancia sobre el ecosistema de red, sino que parece no saber quiénes son los propietarios de las tecnologías actualmente más avanzadas.

El pequeño gigante

En el año 2005, cuando el hoy Mobile World Congress aún se celebraba en Cannes bajo el nombre de 3GSM World Congress y la tercera generación de telefonía móvil (3G) contaba sólo con 100 redes WCDMA en el mundo más una HSDPA -la primera que se lanzó-, en un rincón de uno de los pabellones una empresa china tenía un pequeño armario de cristal cuadrado donde mostraba los primeros productos que vendía en Europa.

Los técnicos más visionarios del sector nos hacían, a los periodistas, reparar en Huawei y nos aconsejaban que no olvidáramos aquel nombre

Los técnicos más visionarios del sector nos hacían, a los periodistas, reparar en ellos y nos aconsejaban que no olvidáramos aquel nombre. En España, su presencia se limitaba a una oficina en las Torres de Colón y a unos cuantos comerciales que trabajaban en ella. Sus productos eran, principalmente, elementos de red, bien para el hogar y la empresa (modems, datacards, routers), bien para la infraestructura pesada de los operadores. Su impronunciable nombre era Huawei (guagüei), el cual los españoles hicimos nuestro aspirando la H.

Por aquel entonces, la gran Europa del 2G con Ericsson y Nokia a la cabeza, no había sido capaz de poner en marcha lo que en el Continente se llamaba UMTS y tuvo que recurrir a una empresa de semiconductores de San Diego, llamada Qualcomm, cuyo presidente Erwin Jacob, dijo a Europa que ellos nos desarrollaban la tecnología, pero a su debido tiempo porque tenían otras prioridades; pero finalmente lo hicieron (WCDMA) y la 3G llegó a nuestras vidas y con ella Huawei.

Desde entonces, hasta ahora, no sólo hemos visto a la multinacional china convertirse en un imperio, sino golpear fuertemente a Ericsson (que en 2017 tuvo su año crítico) y provocar, indirectamente, la compra de Alcatel-Lucent por parte de Nokia (2015), sus dos únicos competidores directos en el mundo de las redes; a los que podemos sumar empresas de menos impacto como ZTE. Ninguna de ellas, americana.

Huawei está presente en 3G, 4G y 5G

A partir del momento en que Huawei entró en el mundo de la tecnología occidental se convirtió en uno de los pilares del desarrollo de los diferentes estándares que han hecho posible la evolución de la telefonía móvil hasta llegar a la actual 5G

Más allá de las anécdotas, cabe subrayar que a partir del momento en que Huawei entró en el mundo de la tecnología occidental se convirtió en uno de los pilares del desarrollo de los diferentes estándares que han hecho posible la evolución de la telefonía móvil hasta llegar a la actual 5G en vías de despliegue. Y no sólo plantó cara en precio, sino en innovación.

Cualquiera de las tecnologías que conforman una nueva generación de telefonía móvil (cuando hay cambio de generación hay cambio o renovación de infraestructuras) parte del 3gpp, la Asociación de Tercera Generación (3GPP) que reúne a siete organizaciones de desarrollo de estándares de telecomunicaciones del mundo (ARIB, ATIS, CCSA, ETSI, TSDSI, TTA, TTC), una de las cuales, CCSA es China. LA CCSA ha dejado claro en su web que “Los derechos de los miembros de CCSA no se verán afectados, estén en la Lista BIS (Oficina de Industria y Seguridad EE.UU.) o no. Todos los miembros (incluidos los de la Lista de entidades) pueden continuar uniéndose a las actividades públicas de CCSA sin ningún impacto. La CCSA sirve a todos los miembros y protege sus derechos de acuerdo con los estatutos de la Asociación”. Además, en el 3gpp pueden aportar sus desarrollos las empresas, de forma individual; siempre y cuando se tenga en cuenta que “los desarrollos se deben realizar con una visión global de roaming y circulación de terminales, de tal manera que éstos puedan ser utilizados en cualquier punto del mundo”.

Imposible volver atrás

En otras palabras, los estándares que conforman el desarrollo de las sucesivas generaciones de telefonía móvil hasta llegar a la actual 5G surgen de un esfuerzo común de las tecnológicas de ámbito mundial y una decisión gubernamental unilateral de uno de los países miembro no puede revertir el trabajo de años ni menospreciar los derechos adquiridos a lo largo de estos. De hecho, Huawei no sólo domina la 5G en términos de desarrollo de infraestructuras, sino la 4G y una gran parte de 3G y no sólo es la empresa que más despliegues ha realizado en el mundo, sino que también ha sido la que más número de patentes ha aportado al sistema. Con respecto a 6G, no existe. La primera reunión de planteamiento de un nuevo estándar se celebra este año.

la carrera de Trump y su deseo de liderar 5G sólo se puede entender como un deseo de que los operadores americanos sean los primeros en realizar el despliegue y esto es sólo cuestión de dinero y tiempo

Por tanto, en tema de redes, la carrera de Trump y su deseo de liderar 5G sólo se puede entender como un deseo de que los operadores americanos sean los primeros en realizar el despliegue y esto es sólo cuestión de dinero y tiempo. De hecho, ya en el CES Verizon mostro su primer despliegue comercial y el primer usuario conectado a 5G; el resto de los operadores están haciendo su trabajo.

¿Y por qué es de vital importancia? Pues porque 5G, además de aportar mayor velocidad, mayor ancho de banda y mínima latencia va más allá de la telefonía móvil (en este caso un bien colateral) y está directamente relacionada con el Internet de las cosas y el denominado ‘exaflood’ (exceso de tráfico de datos que llega a superar la capacidad de las redes); y es precisamente ese volumen de datos, el llamado petróleo del siglo XXI, lo que todo el mundo quiere controlar (Big Data, Inteligencia Artificial, e-commerce).

En cuanto a las aportaciones de Estados Unidos a 5G, la denominada por el propio Trump ‘la joya de la corona’ es Qualcomm y sus tecnologías de radio. Igual que sin Huawei, sin Qualcomm 5G no sería posible; ya que más allá de los procesadores, sus módems y sus elementos de radio o tecnología de radio resultan vitales. Qualcomm si es miembro del 3gpp y ha estado en los desarrollos desde el primero momento y, por cierto, es suministrador de Huawei (una de las empresas afectadas por la decisión del gobierno Trump).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios