www.zonamovilidad.es
martes 10 de diciembre de 2019, 17:52h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Un 43% menos de emisiones de CO2 es la cantidad total que se calcula, podría reducirse, si las compañías fabricantes de teléfonos móviles alargan la vida útil de sus dispositivos. Según el estudio que ha realizado el Comité Económico y Social Europeo (CESE), son unos 700 millones los dispositivos que actualmente ya no se usan pero no han sido reciclados para su posterior reutilización.

Actualmente, el planeta vive un estado de emergencia climática real a la que debemos buscar una solución inminente. Según este estudio llevado a cabo por el CESE, el reacondicionamiento de los dispositivos móviles es esencial para reducir las emisiones de CO2, las cuales se verían reducidas en un 29% si la vida útil de cada dispositivo se alarga un año, y hasta en un 43% alargándola dos años. Reutilizando un solo aparato, se evita una emisión de unos 30 kg de CO2 y se ahorran alrededor de 12 litros de agua limpia.

En este contexto, se estima que existen alrededor de 700 millones de teléfonos móviles en Europa que se guardan y no se usan en lugar de ser desechados o reutilizados. La acción de reacondicionar estos dispositivos, es una de las grandes soluciones que se plantean para alargar la vida útil de cada terminal y reducir la contaminación de las productoras de tecnología. Reacondicionando los teléfonos móviles en desuso y alargando su vida durante un año más, podría evitar la emisión de 21 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y podría suponer un ahorro de unos 8.400 millones de litros de agua limpia anualmente.

Contaminación móvil

El teléfono móvil ya se ha convertido en uno de los aparatos que más contaminan a lo largo de su producción; es por eso, que es de vital importancia alargar su vida útil para disminuir su producción. Con el simple hecho de recoger todos aquellos dispositivos que guardamos en un cajón y tenemos en desuso y hacer que puedan alargar su vida al menos un año más, estaríamos logrando reducir las emisiones de CO2 de una forma considerable.

Si decidimos reacondicionar nuestros dispositivos en lugar de apartarlos, estaremos eliminando los residuos electrónicos que generan los dispositivos y reducir los gastos de fabricación del nuevo dispositivo que adquiramos además de limitar el uso de agua durante su producción y eliminar las emisiones de CO2. De esta forma, favorecemos al flujo de la economía circular, la cual se aprovecha de utilizar los recursos eficientemente y de forma más prolongada; en lugar de ayudar a que progrese la economía lineal que sugiere un modelo de uso de usar y tirar, mucho más dañino para el medio ambiente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios