co2

Las empresas y administraciones públicas que digitalizaron sus puestos de trabajo con Telefónica durante los meses de confinamiento evitaron la emisión de 2,2 millones de toneladas de CO2 reduciendo la contaminación de las ciudades.

La filial de Telefónica, O2 UK, ha marcado un ambicioso plan para convertirse en la primera red móvil con cero emisiones en Reino Unido al comprometerse en eliminar las emisiones de carbono en toda su empresa y reducir las descargas en su cadena de suministro en un 30% para 2025.

Un 43% menos de emisiones de CO2 es la cantidad total que se calcula, podría reducirse, si las compañías fabricantes de teléfonos móviles alargan la vida útil de sus dispositivos. Según el estudio que ha realizado el Comité Económico y Social Europeo (CESE), son unos 700 millones los dispositivos que actualmente ya no se usan pero no han sido reciclados para su posterior reutilización.

El CEO de Amazon, Jeff Bezos, ha comunicado las intenciones de la compañía de dejar de emitir CO² para el año 2040. cómo parte de esa idea, la compañía pretende poner en funcionamiento 100.000 furgonetas de reparto totalmente eléctricas diseñadas por una start-up en la que han invertido. Este objetivo supone un gran reto para Amazon ya que la compañía realiza aproximadamente unos 10.000 millones de envíos anualmente, pero Jeff Bezos insiste en que saben que pueden, y deben hacerlo.

Telefónica pone en marcha el primer “autobús de la transformación digital sostenible”, un centro de innovación itinerante que inicia su ruta en la sede de la compañía en Las Tablas, Madrid, y que recorrerá diez ciudades en las próximas seis semanas para mostrar a las empresas cómo reducir el consumo energético.

  • 1

La falta de legislación sobre contaminación en el sector ha llevado a las empresas a tomar decisiones internas para reducir sus emisiones y minimizar su impacto medioambiental.

Durante 2018, la minería web ha consumido hasta 18,8 gigavatios de energía eléctrica, según una investigación de la firma de ciberseguridad Kaspersky sobre el impacto económico y ambiental de esta actividad.

Energía lanza una línea de ayudas con 125 millones de euros para la rehabilitación energética de edificios. El objetivo es mejorar la calificación energética de los edificios en al menos una letra, medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/ m2 año) con respecto a la calificación energética inicial del edificio.