www.zonamovilidad.es
Por Alfonso de Castañeda
x
alfondcctelycom4com/8/8/17
lunes 07 de junio de 2021, 20:49h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El fabricante alemán Bosch ha inaugurado hoy una fábrica de chips en Dresde, Alemania, que representa una inversión de 1.000 millones de euros, la mayor de la historia de la empresa.

Esta nueva planta de Bosch permitirá abastecer al sector del automóvil para afrontar la actual sequía de productos y las futuras necesidades para coches eléctricos y conectados que requieren cada vez más chips.

Totalmente conectada, basada en datos y auto-optimizada, la nueva fábrica de obleas contará con máquinas altamente automatizadas y totalmente conectadas y procesos integrados, combinados con métodos de inteligencia artificial que convertirán la fábrica en una planta inteligente y conectada de la Industria 4.0.

“La fábrica ayudará a fortalecer la competitividad de Europa como cuna de innovaciones de vanguardia”

“La tecnología punta presentada en la nueva fábrica de obleas de Dresde es un gran ejemplo de lo que los actores europeos públicos y privados pueden lograr cuando unen esfuerzos”, ha asegurado Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, presente en el acto de inauguración. “Los semiconductores contribuirán al desarrollo de industrias como la del transporte, la fabricación, la energía limpia y la atención médica, donde Europa destaca. Ayudará a fortalecer la competitividad de Europa como cuna de innovaciones de vanguardia”, ha destacado Vestager.

Se trata así de la primera fabrica AIoT de Bosch, desarrollada como tal desde el principio para que esté totalmente conectada, que comenzará su producción en el mes de julio, seis meses antes de lo que estaba previsto inicialmente. Los semiconductores fabricados en esta nueva planta se instalarán en las herramientas eléctricas de Bosch.

Por otro lado, la producción de chips para los clientes de la industria automovilística comenzará en septiembre, tres meses antes de lo planificado, reforzando así la posición de Bosch en Alemania.

La compañía ha anunciado además que el centro contará con 72.000 metros cuadrados donde ya trabajan 250 profesionales y se espera que la plantilla crezca hasta los 750 empleados, una vez se completen los trabajos de construcción.

Los semiconductores y su crítica crisis mundial

Leer más

Fábrica inteligente, Industria 4.0

La fábrica se apoya en la IA y el IoT para ofrecer una fabricación basada en datos que permita una mayor eficiencia y un mayor control de todo lo que ocurre dentro de la fábrica. Todo ello se produce además de forma segura, y es que todos los datos de la fabrica, procedentes de maquinaria, sensores y productos, se recopilan en una base de datos central. Posteriormente, estos datos se evalúan utilizando métodos de IA, permitiendo a los algoritmos aprender a hacer predicciones de modo que Ayudará a fortalecer la competitividad de Europa como cuna de innovaciones de vanguardia para detectar anomalías pequeñas para realizar automáticamente cambios al instante para no afectar a la producción.

"La inteligencia artificial es la clave para mejorar aún más los procesos de fabricación y la calidad de los semiconductores, así como para lograr un alto nivel de estabilidad del proceso", explica Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Bosch.

Gracias estas técnicas, los semiconductores pueden pasar rápidamente a la producción a gran escala, ahorrando así a los clientes de la industria automovilística la necesidad de realizar pruebas que requieren mucho tiempo.

Los trabajos de mantenimiento se pueden optimizar también con la IA, permitiendo predecir con precisión si una pieza de maquinaria de fabricación o un robot necesita mantenimiento o ajusto y cuándo.

Otro aspecto clave de la fábrica es su duplicado. Cada vez es más común hablar del concepto de los gemelos digitales y Bosch asume esta realidad desde la construcción, haciendo que todas las partes de la fábrica y todos los datos relevantes de la construcción relacionados con la planta en su conjunto se han registrado digitalmente y se visualizaron en un modelo tridimensional, con medio millón de objetos en 3D, incluidos edificios e infraestructuras, sistemas de suministro y eliminación, conductos de cables y sistemas de ventilación, maquinaria y líneas de fabricación.

Gracias a esto, Bosch podrá simular tanto los planes de optimización de procesos como los trabajos de renovación, sin intervenir en las operaciones en curso, pudiendo realizarse trabajos de mantenimiento a distancia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios