www.zonamovilidad.es
martes 16 de febrero de 2021, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

En dos años, el porcentaje de torres de telecomunicaciones en manos de compañías independientes ha crecido un 7% en España, superando la media europea, pero lejos de las cifras de Francia e Italia.

El informe ‘The economic contribution of the European tower sector’ que elabora EY Parthenon recoge el crecimiento en la liberalización de las torres, apostando por empresas independientes, conocidas como TowerCos, como es el caso de Cellnex o American Tower.

Este informe señala que en España, el 24% de las torres de telecomunicaciones están en manos de estas TowerCos, cifras inferiores al 34% en Francia o al 33% en Italia, aunque logra unas cifras por encima de la media europea que se situó en 2020 en el 20%, también una cifra lejana del 90% de Estados Unidos o del 55% de Latinoamérica y Centroamérica y del 52% de la India.

El 60% de las torres europeas están en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España

Actualmente Europa cuenta con 426.000 torres de telecomunicaciones, de las cuales el 60% se reparten entre Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y España, sin embargo, se estima que con la 5G y el aumento de la cobertura rural el crecimiento de las torres será de entre un 1 y un 3 por ciento anual para los próximos cinco años.

“Europa sigue estando a la cola de otros mercados mundiales de telecomunicaciones en lo que respecta a la penetración de operadores de infraestructuras independientes”, advierte Scott Coates, CEO de la Wireless Infrastructure Group. “Esta situación está cambiando rápidamente a medida que nuestro modelo de negocio, más eficiente para muchos tipos de infraestructuras, permite aumentar la inversión y mejorar la conectividad”, apunta Coates.

La liberalización del sector

El 2020 ha sido un año clave para la liberalización del sector de las infraestructuras de telecomunicaciones, impulsado por el importante crecimiento europeo de Cellnex, la llegada a Europa en la primera parte de 2021 de American Tower con la compra de Telxius y las joint ventures que se han creado en buena parte de la Unión Europea y Reino Unido.

“La necesidad de liberar recursos por parte de los operadores de telecomunicaciones tradicionales para afrontar el reto del 5G y la liquidez existente en el mercado han impulsado este tipo de operaciones"

“En los últimos años se ha producido una combinación de factores que ha resultado en un aumento de las transacciones de este tipo de activos, que se han convertido en una infraestructura básica para la llegada del 5G”, señala Carlos Severino, Socio de TMT de EY Parthenon. “La necesidad de liberar recursos por parte de los operadores de telecomunicaciones tradicionales para afrontar el reto del 5G y la liquidez existente en el mercado han impulsado este tipo de operaciones, junto con el enorme interés en activos de fácil gestión y con margen para mejorar sus niveles de eficiencia por parte de fondos de infraestructuras y compañías independientes”, asegura Severino.

El informe defiende además los beneficios de la externalización de TowerCos independientes, tales como menores costes de las infraestructuras, permitiendo un despliegue más rápido y barato, así como liberar capital para invertir en nuevos servicios, a la vez que se contribuye a un menor impacto medioambiental, ya que se reduce el número de torres necesarias para cubrir la demanda.

“Todavía quedan portfolios interesantes, por lo que la tendencia se mantendrá en los próximos años e, incluso, se puede ampliar a otro tipo de activos como centros de datos o instalaciones de fibra”, defiende el responsable de EY en el sector TMT.

España, un caso particular

La situación a nivel europeo es particular, ya que en el continente los despliegues de redes de telecomunicaciones se han hecho desde el principio de manera individual, es decir, cada operador desplegaba su red e instalaba sus accesos propios, muy al contrario de lo que ocurre en otros países como en Estados Unidos donde las infraestructuras son compartidas por varios operadores.

El caso de España es aún más complejo, ya que Telefónica se encargó como operador nacional del despliegue por España de las redes en un contexto en el que ostentaba el monopolio de las telecomunicaciones en nuestro país hasta que empezó a abrirse la mano y entraron nuevos operadores.

Vodafone y Orange, los otros dos grandes agentes del juego siguieron la misma filosofía y desplegaron sus propias infraestructuras por España para ofrecer sus servicios bajo su propia red, al igual que hizo Yoigo (ahora del Grupo MásMóvil), lo que deja en España una situación de 4 redes nacionales, lo que deprecia en gran medida el tenancy ratio, es decir, el número de arrendatarios (operadores en este caso) que han colocado sus antenas y otras infraestructuras activas en las torres.

En España existen unas 37.000 torres de telecomunicaciones, de las cuales solo 9.000 están en manos de operadores neutros

En este sentido, explicaba hace unos días José Barroso, responsable de Nuevos Negocios de Telxius en un webinar organizado por la Asociación Española de Operadores de Telecomunicaciones locales (AOTEC), que las torres del mercado nacional tienen un tenancy ratio muy reducido: en el caso de Telxius, es de 1,3; lejos del 1,7 de las torres de Hutchison en Europa; pero por encima de las de Orange y Vodafone en España, que apenas alcanza el 1,1.

Según el informe, en España existen unas 37.000 torres de telecomunicaciones, de las cuales solo 9.000 están en manos de operadores neutros (Cellnex y Axion), lo que supone apenas el 24% (hay que tener en cuenta que estos datos no incluyen la compra de Telxius por parte de American Tower).

Los beneficios de los operadores neutros

Ante esta situación, Europa está viviendo un proceso en el que las torres se convierten en activos valiosos con los que comercializar, ya no solo con los alquileres de las propias infraestructuras, sino con la venta de estas, permitiendo a las grandes telecos reducir sus inversiones, lograr un impulso económico a sus cuentas y liberar capital para las necesarias inversiones que hay que hacer de cara a la 5G real.

Una mayor externalización de este tipo de activos a TowerCos independientes puede permitir un ahorro económico de 31.000 millones de euros en la próxima década

El informe de EY concuerda con esta idea, estimando que una mayor externalización de este tipo de activos a TowerCos independientes puede permitir un ahorro económico de 31.000 millones de euros en la próxima década. Además, esta externalización puede ayudar a las compañías de telecomunicaciones tradicionales a liberar una cantidad significativa de capital, unos 28.000 millones de euros adicionales si el nivel de outsourcing de estos activos pasara del 17% al 50% en el futuro.

El complejo despliegue económico de la 5G

El informe también analiza la situación actual de los operadores en Europa, advirtiendo de un estancamiento en los ingresos entorno a los 110.000 millones de euros anuales, lo que complica el despliegue de la 5G ya que éste requerirá, según estimaciones de la Comisión Europea, unos 56.000 millones de euros de capital, especialmente debido a la necesaria actualización de las redes, a una mayor densificación de la red, la virtualización de la red y la inversión que requiere en fibra óptica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios