Prueba Google Pixel 4a

Prueba Pixel 4a: simpleza y excelencia fotográfica en el nuevo gama media de Google

viernes 11 de septiembre de 2020, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

El Google Pixel 4a es el sucesor del exitoso Pixel 3a, que sirvió al gigante americano para estrenar su nueva línea de smartphones Low-Cost, mediante la cual ofrecen lo mejor de sus terminales de gama alta con unas especificaciones reducidas y una excelente relación calidad-precio

Con esta simple premisa Google ha creado uno de los terminales más recomendables del mercado. Toda la estrategia radica en la simpleza y la facilidad de uso. El Pixel 4a únicamente se vende en un tamaño -a diferencia de su predecesor que contaba con dos versiones, la normal y la xl- un único color, el negro, y una sola configuración de almacenamiento, con 128 gb. Todo ello reduciendo el precio, que este año parte de únicamente 349 dólares, 389 euros al cambio.

Diseño: plástico, pero de calidad

El Pixel 4a está diseñado en plástico, acorde a su rango de precio. Pero que esto no sirva de engaño, la sensación en la mano es de un terminal de calidad, bien construido y con un tacto agradable. Su tamaño reducido hará las delicias de aquellos que prefieren un móvil compacto, frente a la tendencia del mercado de terminales cada vez más grandes. Esto hace que sea muy sencillo de utilizar con una única mano.
La parte frontal está coronada por un panel de 5,8 pulgadas que ha reducido de forma notable sus marcos respecto a la versión anterior, pudiendo ofrecer una buena experiencia de visualización multimedia en el tamaño reducido anteriormente mencionado. La parte trasera incluye un módulo de cámara cuadrado que, a diferencia de la mayoría de su competencia, solo incluye un único sensor ( y el flash led de doble tono). No se trata de ningún problema pues los terminales de Google destacan precisamente por la excelente calidad de sus cámaras y este 4a no es ninguna excepción, incluso contando con “solo” un sensor trasero. Además del módulo de cámaras encontramos el logo de ‘la gran G' y el sensor de huellas. Google ha optado por él más que probado y funcional lector en la parte trasera para de esta forma abaratar costes y evitar el engorro que puede suponer un lector en pantalla de calidad dudable. Este es el único método de desbloqueo biométrico, al no contar con reconocimiento facial.
En el canto derecho se ubican el botón de bloqueo/encendido, con el característico toque diferencial de color de la línea Pixel, y el control de volumen. De esta forma el canto izquierdo queda desnudo salvo por la ranura para la tarjeta nano sim. El terminal no cuenta con ampliación de memoria mediante micro sd. Las botoneras son una de las mejores partes de la construcción del terminal, pues pese a ser también de plástico se sienten rígidas y de ellas obtenemos un clickeo muy satisfactorio. El canto superior contiene el Jack de 3,5mm para los auriculares, que si se mantiene en el rango de precios asequibles, a diferencia de sus hermanos mayores, el Pixel 4 y 4 XL, que no lo incorporan. En el canto inferior encontramos el puerto USB-C, que permite carga rápida de 18W con el cargador incluido en la caja, además de un altavoz, que se une al frontal para producir un sonido estéreo decente, que no sorprende ni en volumen ni claridad, pero es mejor que el de competidores en el mismo rango de precio.

Cámara: el punto fuerte

La cámara es el elemento estrella en cualquier terminal de la línea Pixel, siendo el 4a uno más de la lista. Su sensor de 12,2 Mpx y una apertura luminosa de f/1.7, unido al excelente procesamiento de imagen de Google logran unos resultados magníficos, que no tienen nada que envidiar a otros terminales de precios muy superiores. Se trata de una cámara en la que solo tienes que preocuparte por apuntar a tu objetivo, tomar la fotografía y en la gran mayoría de ocasiones obtendrás una instantánea de gran calidad.
Las fotografías que toma el Pixel 4a tienen una gran cantidad de detalle, además de una interpretación del color más que correcta, pese a que tiende a priorizar un cierto tono azulado/frío. El rango dinámico marca la diferencia, consiguiendo minimizar en gran parte los contrastes entre un cielo muy iluminado y un fondo algo más apagado.
El modo noche o ‘Visión nocturna’ logra resultados espectaculares, sobretodo teniendo en cuenta que se trata de un terminal de menos de 400 euros. El ruido se reduce al mínimo y en las fotos se puede apreciar detalle y texturas, a diferencia de la sobre-suavización de otras firmas.
El modo retrato está presente tanto en la cámara trasera como en la delantera y en la mayoría de ocasiones realiza un gran trabajo detectando los bordes del objeto que queramos destacar para generar un efecto bokeh con el desenfoque del fondo.

Rendimiento: la cuenta pendiente de los Pixel

El rendimiento es el apartado donde los Pixel más críticas reciben. Por un lado cuentan con la fluidez que le proporciona la versión de Android más actualizada y optimizada, además de la más inteligente, pero por el otro Google no suele elegir para sus dispositivos la versión más poderosa de los chips que existen al momento de lanzar el terminal, lo que puede lastrar su rapidez. Este caso no ha sido diferente y el Pixel 4a monta un Snapdragon 730G acompañado de una gráfica Adreno 618. Para ponerlo en perspectiva el OnePlus Nord, uno de sus principales competidores en la lucha por la corona de mejor terminal calidad-precio monta un mucho más poderoso 765G. No es que el Pixel 4a se sienta lento, pero sin duda el usuario tampoco se va a encontrar con la experiencia más fluida del mercado, ni siquiera en su rango de precios. A esto también ayuda la decisión de Google de no incluir una pantalla con una tasa de refresco más elevada, como podrían ser 90Hz frente a los 60 Hz estándar, lo que sin duda ayudaría a aportar una sensación de más rapidez en la interfaz.

¿Debería comprarlo?

El resto de aspectos del terminal lo acercan a ese concepto de smartphone que cumple en cada ámbito sin destacar en nada de forma extraordinaria. El panel de 5,8 pulgadas cuenta con tecnología OLED y tiene unos buenos ángulos de visión, además de unos colores vibrantes. La batería, de 3140 mAh ,aplica la IA de forma inteligente para aprender cuáles son las aplicaciones que más usas para reducir el consumo de las menos utilizadas, logrando una autonomía media-alta para un teléfono de estas características y precio.
El Pixel es la opción perfecta para aquellos que busquen un dispositivo que simplemente funcione sin preocupaciones ni complicaciones innecesarias, cumpliendo en todos los ámbitos y con el añadido de una cámara excelente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios