www.zonamovilidad.es
viernes 07 de mayo de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
El Samsung Galaxy A72 es la nueva versión del popular superventas del año pasado, el A71. Se trata de un gama media de gran tamaño que se vale de unas cámaras muy correctas y una impresionante batería para competir en el sector de mercado más demandado en España, y a su vez el que más opciones distintas ofrece al usuario, la gama media.

Diseño

Atendiendo al diseño del terminal, no cabe duda de que el Samsung Galaxy A72 es un terminal grande. 16 centímetros de alto y una pantalla de 6,7 pulgadas nos dejan un móvil que resulta muy difícil de manejar con una sola mano, y para el cual las chicas necesitarán bolso para portarlo con comodidad. Este gran tamaño sin embargo es perfecto para el consumo multimedia, la lectura, los juegos...etc.
Estéticamente Samsung se ha inspirado muy claramente en uno de sus terminales de gama más alta, el S21 Ultra, similitudes especialmente notables entre ambos teléfonos en la versión reseñada, que responde al nombre de ‘Awesome Black’, y es el mismo negro mate presente en el citado gama alta. La diferencia principal la encontramos en que el módulo de cámaras del A72 tiene una colocación diferente, pero especialmente en los materiales de construcción. Mientras que el S21 Ultra es un sándwich de metal y cristal, el A72 está construido enteramente en plástico. Esto no tendría que ser algo malo per se, pero sería un elemento a esperar en gamas más bajas, y no en un terminal que ronda los 500 euros en algunas de sus configuraciones.
Se trata de un policarbonato de tono mate y textura agradable al tacto, que se combina con unos bordes también de plástico, pero brillantes. Uno de los puntos positivos del uso de este material es el peso, pues con un terminal tan grande, el cristal o el metal lo habrían acercado a los 300 gramos, mientras que, una vez pasado por la báscula, el A72 marca 203 gramos, un peso bastante respetable para su tamaño.
Pero lo que se gana en peso se pierde en la calidad percibida, el factor “premium” no está presente en este Galaxy A72 de casi 500 euros, y esto puede ser un aspecto fundamental para aquellos que prioricen diseño, material, y sensación a la mano, a la hora de la decisión de adquirir un nuevo terminal.
En cuanto a la distribución de sus elementos. En el canto derecho encontramos el botón de bloqueo/apagado del terminal, así como los controles de volumen, de forma que el canto izquierdo queda completamente desnudo.
En el canto superior se sitúa la ranura para la tarjeta sim y micro SD, que pese a que haya desaparecido en las gamas alta se mantiene en la gama media (como el puerto de auriculares, situado en el canto inferior). En este canto inferior encontramos, además del citado jack 3,5 mm para auriculares, el puerto de carga usb tipo C, que permite una carga rápida de hasta 25W con el cargador, que a diferencia de los nuevos S21, si viene incluido en la caja. Además del puerto de carga, en este canto se sitúa el altavoz, que funciona conjuntamente con el frontal para crear un efecto estéreo. La calidad de sonido ha sido una sorpresa agradable, pues es muy alta, más cerca de un gama alta, con un sonido detallado y que alcanza un gran volumen sin apenas distorsionar.
La parte trasera es bastante limpia, los únicos elementos que encontramos son el logo de Samsung, que es de un tono muy similar al del resto del terminal por lo que destaca muy ligeramente. El módulo de cámaras, de formato rectangular y similar a los vistos en la línea S20 no destaca pues a diferencia de otros modelos de la firma coreana tiene el mismo color que la trasera. En definitiva, se trata de un terminal discreto y sobrio en cuanto a color y elementos decorativos se refiere.
El frontal está coronado por un panel Amoled de 6,7 pulgadas. Incrustada en el mismo, y posicionada en el centro de la parte superior, y no a la izquierda como en otras marcas (ejemplo, Xiaomi o OnePlus) encontramos la cámara frontal. El agujero para contenerla está muy conseguido por su reducido tamaño, pero la óptica tiene alrededor un marco plateado que hace a la perforación ser mucho más visible.
El lector de huellas es del tipo “en pantalla”, y pese a que funciona bien la mayoría de las ocasiones, no es tan preciso como los ultrasónicos presentes en las gamas más altas de la firma surcoreana. Otro punto a mejorar del lector de huellas es su colocación, pues esta es demasiado baja para un terminal de un tamaño tan considerable, lo cual dificulta su uso ligeramente, pero es todo una cuestión de acostumbrarse a su posición.

Biometría y batería

Otra forma de desbloqueo biométrico disponible en el Galaxy A72 es el desbloqueo facial. Este es rápido y eficaz, pero cabe recordar que es poco seguro pues es 2D y se basa únicamente en el uso de la cámara frontal, por lo que puede ser engañado con una fotografía.
La batería es sin duda la estrella del Samsung Galaxy A72. Sus 5000 mAh de capacidad proporcionan una duración de dos días con un uso moderado del terminal, llegando a las 7 o incluso 8 horas de pantalla. Son cifras excelentes y aquellos que busquen un terminal con una buena autonomía quedarán encantados con el móvil de la firma surcoreana.

Cámara

Las cámaras del Galaxy A72 no son su mayor caballo de batalla debido a sus resultados dispares, en los cuales en ocasiones se obtienen fotografías de alta calidad y en otras tantas se consigue lo que cabría esperar de un teléfono de esta categoría y precio. En líneas generales se trata de una cámara cumplidora, que es versátil gracias a sus múltiples sensores, y cuenta con todos los modos que el usuario medio va a necesitar (retrato, escenas inteligentes, modo noche...etc).
El módulo de cámaras trasero contiene 5 elementos: El sensor principal, de 64 megapíxeles; un gran angular de 12 megapíxeles; un sensor telefoto, el cual permite hacer zoom digital de hasta 3 aumentos, de 8 megapíxeles. Esa disparidad entre las cifras de un sensor y otro son uno de los detalles que lastran a la cámara del terminal pues genera cierta inconsistencia a la hora de capturar instantáneas. Una cuarta lente de un tamaño menor finaliza, junto al doble flash led, la configuración del hub de cámaras del Galaxy A72.
Los resultados, en líneas generales, son muy buenos. Samsung se ha puesto las pilas en la tarea de postprocesado de las imágenes, que anteriormente prioriza el mantener todos los elementos de las fotografía enfocados, y nada en fuera de campo, quitándole profundidad. Además de esto, los colores estaban saturados en exceso, que pese a que quedase vistoso en las pantallas AMOLED de nuestro Samsung, es una reproducción del color bastante inexacta. Estos pequeños detalles en una gama tan reñida como es la gama media, pueden ser decisivos a la hora de adquirir un terminal en concreto, frente a otro de características iguales o muy similares.
Los mejores resultados fotográficos se obtienen de la cámara principal con buenas condiciones de luz. Cuando nos enfrentamos a una situación en la que la luz es más escasa el factor gama media va a salir a relucir y los resultados flaquean, con pérdida notable de nitidez y aparición de grano. Por suerte el Galaxy A72 cuenta con un modo noche que toma diferentes fotografías a la vez, y combina sus exposiciones para obtener una foto con poca luz sin apenas ruido y recuperando la nitidez.
Con buena luz los sensores más destacados son el principal, y el gran angular, para capturar un punto de vista mayor sin necesidad de alejarse demasiado. De estas últimas fotografías es importante destacar que los bordes presentan ese efecto por el cual se observa notable distorsión tendendiendo a redondear los objetos.
La cámara delantera tiene 32 megapíxeles y HDR, y una ligera tendencia hacia el formato gran angular, para permitir a más personas aparecer en una misma imagen.

Rendimiento

El terminal maneja de forma perfecta cualquier juego, desde uno más casual y arcade, hasta uno con exigentes gráficos 3D puestos en su máxima calidad
El rendimiento es, por desgracia, uno de los puntos en los que el Galaxy A72 más flaquea. Esto se debe a que, pese a contar con un procesador de última hornada, un Snapdragon 720G, acompañado de 6 u 8 gigabytes de memoria RAM, la navegación por la interfaz del terminal se siente algo lenta. Ello no implica la presencia de lag considerable, o congelaciones repentinas, es simplemente que la navegación por los diferentes menús no se siente tan rápida como cabría esperar de un teléfono de gama media de estas características y precio. Es posible que este problema de fluidez se arregle mediante alguna clase de actualización de software que intente suavizar las animaciones.
Pese a esto último, si queremos el móvil para jugar con él, esto es perfectamente posible con el Galaxy A72. El terminal maneja de forma perfecta cualquier juego, desde uno más casual y arcade, hasta uno con exigentes gráficos 3D puestos en su máxima calidad. A esto ayuda además su gran pantalla de 6,7 pulgadas con una tasa de refresco de 90 Hz, en la cual tanto juegos como otra clase de contenido multimedia se consumen de una forma excelente. La firma coreana siempre se ha caracterizado por hacer paneles excepcionales, y el A72 no es una excepción.

¿Debería comprarlo?

El Galaxy A72 es un buen teléfono, su batería es excelente y tiene un diseño elegante, pese a que sus materiales de construcción no acompañen. Las cámaras producen resultados más que correctos y solo queda algo lastrado por su rendimiento errático en ciertas ocasiones. A su precio actual es posible encontrar alternativas que se adapten mejor a las necesidades concretas de cada usuario, pero cuando aparezcan las ofertas y el precio comience a bajar, el A72 es una opción seria a considerar dentro de la gama media, especialmente si buscas un terminal grande.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios