Samsung Galaxy S20+
Ampliar
Samsung Galaxy S20+ (Foto: Alfonso de Castañeda)

Prueba Samsung Galaxy S20+, potencia con 5G

sábado 23 de mayo de 2020, 12:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

La última apuesta de Samsung por liderar la gama alta llega con tres grandes propuestas: Galaxy S20, Galaxy S20+ y el Galaxy S20 Ultra. Para conocer los tres terminales, en Zonamovilidad.es vamos a probar los tres terminales, comenzando por el Galaxy S20+, un equipo con un potente rendimiento y una pantalla de grandes prestaciones.

El Galaxy S20+ es un terminal bien construido con un diseño muy atractivo de un gama alta, pero cuando lo tocamos su ligereza nos puede hacer dudar sobre su resistencia, pero nada más lejos de la realidad. Estamos ante un equipo ligero, pero resistente y bien diseñado que llega con conectividad 5G y el potente Exynos 990 en su interior.

Diseño

El Galaxy S20+ tiene un diseño sencillo, pero a la vez moderno. En la primera impresión nos encontramos ante un móvil muy ligero y cómodo de utilizar, una sensación que se repite cada vez que cogemos el smartphone para usarlo. Ligero, pero resistente y con acabados de buena calidad.

Nos encontramos con la característica curvatura en las esquinas tan propia de los Galaxy desde hace años en un diseño compacto con un módulo en forma de rectángulo en la esquina superior derecha que sobresale mínimamente, pero que sí provoca un mínimo balanceo al apoyarlo en una superficie lisa.

La trasera está diseñada en cristal, pero que no resbala demasiado, aunque como es frecuente en estos acabados, se ensucia con facilidad. En el lateral derecho encontramos los botones de pagado y control de volumen, manteniendo el dorsal izquierdo limpio y situando la ranura para la SIM en la parte superior y en la parte inferior el altavoz y el USB tipo C con un diseño perfectamente centrado.

En cuanto a la pantalla, estamos ante un panel limpio con un agujero para la cámara frontal centrada en la zona superior justo al lado del discreto auricular/altavoz secundario.

Pantalla

El Galaxy S20+ presenta un panel de 6,7 pulgadas de tipo Dynamic AMOLED con una resolución máxima de 3.200x1.440 píxeles y una tasa de refresco de hasta 120Hz. Sin embargo, la configuración nos obliga a elegir entre la tasa de refresco de 120Hz o la máxima resolución, lo cual es una lástima, pero no afecta especialmente a su calidad.

El panel viene de fábrica bien calibrado, aunque con una ligera sobresaturación, propia también de los paneles OLED, todo ello ajustable en Ajustes y con un elegante Modo Oscuro.

La pantalla nos ofrece una buena visualización de los detalles, con buen nivel de contraste y visibilidad en los diferentes ángulos de visión. En cuanto al brillo, la pantalla ofrece una iluminación de sobra para su uso en situaciones de mucha luz, aunque en el modo automático acostumbra a sobre iluminarse.

La curvatura de la pantalla es bastante suave, lo que evita toques accidentales y sombras en los bordes que son comunes en otros terminales con curvaturas más pronunciadas en sus pantallas. Asimismo, la opción Always On Display de la pantalla permite varias configuraciones, incluida una que permite incorporar un GIF.

Cámara

En cuanto a la cámara, el Galaxy S20+ integra un sistema de 3+1 cámaras. La lente principal es un sensor de 12MP con apertura f/1.8 y estabilización óptica de imagen. Le acompaña una lente gran angular de 12MP con apertura f/2.2 y un campo de visión de 120 grados. A ellos se suma el teleobjetivo, una cámara de 64MP con un campo de visión de 76 grados y OIS.

A estas tres cámaras se suma el ‘+1’, un sensor DepthVision o ToF que permite crear un mapa de profundidad de hasta 300.000 puntos. Se trata de una lente muy útil y con la trabaja muy bien el terminal tanto para las fotografías de retratos, para el desenfoque y también para el vídeo. La lente permite enfoque en vivo y escáner 3D para darle un toque diferencial a las instantáneas y grabaciones. El Galaxy S20+ cuenta con un zoom óptico híbrido con resultados muy logrados.

Los resultados de las fotografías son de buena calidad, manteniendo la tradicional sobresaturación de colores de Samsung, pero dentro de la realidad. Permite un zoom de hasta 30, pero el resultado es poco útil. El modo noche, por su parte, permite tomar fotografías en situaciones de poca iluminación controlando además la exposición.

En el apartado de vídeo, permite grabación con resolución 8K empleando el teleobjetivo. Pierde sin embargo la estabilización cuando se graba con el gran angular, ya que el sistema OIS sólo está en el tele y en el sensor principal.

En la pantalla encontramos la cámara frontal con un sensor de 10MP con apertura f/2.2 que ofrece unos resultados cálidos y con un buen nivel de detalle, aunque flojea en situaciones de poca luz.

Rendimiento

En cuanto al rendimiento, el Galaxy S20+ trabaja con el potente Exynos 990, el procesador tope de gama de Samsung que le acompaña una configuración de 8GB de RAM y 128GB de almacenamiento interno.

El rendimiento es el esperado de un terminal de esta categoría con una fluidez acorde, aunque mejora aún más al optar por la tasa de refresco de 120Hz, pero sin lag en las cargas y con suficiente potencia para multitareas de nivel y videojuegos de mucho peso.

En general el equipo sólo se calienta ligeramente cuando se le da mucha carga de trabajo, pero es una temperatura normal sin ser nunca demasiado caliente.

En este apartado encontramos uno de los principales puntos a mejorar de la compañía, One UI 2.1, la capa de personalización de Samsung creada sobre Android 10. Al iniciar el terminal por primera vez nos enfrentamos con una extensa lista de notificaciones y guías para utilizar el equipo que una vez las resolvemos desaparecen para dar paso a un listado de apps propias de la marca y apps de terceros, entre las que cabe destacar Netflix, YT Music, Spotify y LinkedIn y algunas propias como Samsung Health y Samsung Pay. Todas estas se pueden eliminar, también las propias de Google, a excepción de aquellas necesarias para el funcionamiento normal.

Cuenta con Game Launcher, para mejorar la experiencia al jugar a videojuegos (bloqueando notificaciones o priorizando el rendimiento). Los ajustes son intuitivos y fáciles de modificar, sin embargo, en algunas ocasiones muestra un ligero lag con la multitarea. En general en rendimiento es bueno, pero quedan factores aún por pulir para que el One UI 2.1 esté a la altura de otras capas de fabricantes rivales.

En otro orden de cosas, el Galaxy S20+ cuenta con desbloqueo fácil básico, pero que funciona bien en general en situaciones de buena luz y puede suponer algún problema en momentos con poca iluminación y es un poco lento. También integra sensor de huellas ultrasónico en pantalla para el desbloqueo con la huella. Éste último falla en ocasiones ya que requiere que presionemos con ligera fuerza sobre el área exacta de lectura, que se activa fácilmente con un sencillo toque en pantalla. La velocidad también es ligeramente mejorable.

Como ya es habitual con los equipos de Samsung, el Galaxy S20+ trabaja con la plataforma de seguridad Samsung Knox, permitiendo unos niveles militares de ciberseguridad elevados para un uso empresarial y también personal.

Sonido

El Galaxy S20+ cuenta con un sistema de sonido estéreo con un altavoz en la zona inferior y aprovechando el auricular como segundo altavoz para crear la sensación de sonido estéreo. En general el sonido es bastante bueno, aunque a medida que se sube el volumen aumenta también la vibración en la parte trasera, producido por la delgadez del equipo, pero es una sensación muy ligera.

Respecto a los auriculares, no cuenta con puerto para minijack de 3,5mm, pero sí permite sonido estéreo en los auriculares tipo C (incluidos en la caja) y Bluetooth.

Batería

En cuanto a la autonomía, el Samsung Galaxy S20+ 5G cuenta con una batería de 4.500 mAh. En general nos encontramos con una autonomía de unas 22-23 horas, buenos resultados para un día entero de uso sin problemas, aunque esta autonomía sufre cuando optamos por configuraciones de pantalla superiores, bajando a niveles de 18-19 horas.

Para ello, el Galaxy S20+ cuenta con carga rápida, incluyendo un adaptador de 25W en la caja que nos permite una carga completa en algo menos de 70 minutos y del 50% en apenas 25 minutos.

Conclusión

El Galaxy S20+ 5G es un potente equipo, con mejoras respecto a su hermano pequeño (Galaxy S20) y algunas deficiencias sobre su hermano mayor (Galaxy S20 Ultra) que llega con una pantalla de gran calidad y un rendimiento de muy buen nivel en un diseño muy compacto y delgado.

1.009 euros que hay que desembolsar para hacerse con un smartphone con un buen sonido, un buen rendimiento y una gran pantalla, pero que flojea aún en su software One UI y ligeramente escasa de batería que se nos queda un poco justa.

Nota: 8,75/10

Lo Mejor: Pantalla y sonido

Lo Peor: One UI y batería

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios