www.zonamovilidad.es
Prueba Pixel Buds A, los auriculares inalámbricos asequibles de Google

Prueba Pixel Buds A, los auriculares inalámbricos asequibles de Google

martes 19 de octubre de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Los nuevos Google Pixel Buds A son la alternativa más asequible al lanzado por la firma estadounidense el pasado año. Sus prestaciones son ciertamente similares pero su precio ha sido recortado a la mitad, situándose en 99 euros. El mercado de los auriculares inalámbricos es uno de los más populares de los últimos años y la competencia es cada vez mayor. ¿Podrán estos Buds A de Google destacar en un espacio tan saturado?

La línea A de Google nació como su gama de productos más asequibles en 2019 con el lanzamiento del Pixel 3A. Los dispositivos que forman parte de esta nomenclatura tienen en común el tratarse de versiones con especificaciones ligeramente recortadas frente a los buques insignia de la compañía, pero con una excelente relación calidad precio. El caso de los Buds A no es diferente. Nos encontramos frente a unos auriculares muy similares a su versión premium, los Pixel Buds que, sin embargo, tienen un precio mucho más elevado. Con esta nueva versión Google ha conseguido ofrecer un producto que escoge muy bien que especificaciones mantener y cuales recortar para conseguir el equilibrio perfecto entre precio y prestaciones.

Diseño

La similitud entre ambas versiones es tal que el diseño es prácticamente calcado. Misma forma redonda y misma funda redondeada y compacta. ¿Cómo distinguir uno de otro, entones? Los colores son la mejor forma de hacerlo. Mientras que en la versión de 2020, la más costosa, solo disponíamos de una única opción, una mezcla de blanco y negro (al igual que en el famoso Pixel 2 XL, que los aficionados apodaron como ‘Panda’) los Buds A ofrecen más tonalidades. Los colores disponibles para estos auriculares son blanco, el más tradicional, y olivo, un verde oscuro. Otra diferencia radica en el tamaño de los auriculares, que en esta nueva versión son un poco más pequeños y ligeros (5.06 gramos cada uno). La formal del auricular en sí no ha cambiado en lo absoluto. Siguen siendo redondos y de un tamaño moderadamente reducido en comparación con ciertos productos de la competencia.

Al ser unos auriculares pequeños y que no sobresalen de la oreja, son cómodos para su uso tumbado, por lo que serán perfectos para dormir con ellos puestos

Una de las principales ventajas de esa forma redondeada y el tamaño es que puedes tumbarte cómodamente con ellos puestos debido a que no sobresalen de la oreja y con ello no la oprimen al apoyarla en una superficie. Esto es algo fundamental para aquellas personas que disfrutan durmiendo con música puesta, ya que podrán hacerlo cómodamente con los Pixel Buds A. De serie traen incorporadas las almohadillas de silicona de la talla mediada, que son ligeramente más pequeñas de lo que habitúan otros auriculares de las mismas características. En la caja se incluyen los tamaños pequeño y grande. Es recomendable probar todas las opciones, pues serán importantes para obtener el mejor sonido. En el cuerpo del auricular se pueden encontrar distintos sensores, como el de proximidad por infrarrojo para detectar si el usuario tiene puestos los cascos, y en el instante que se lo retire de las orejas pausar la música y volverla a reproducir una vez se encuentren de nuevo en su posición. El sensor táctil, que posee cada auricular, sirve para controlar ciertas funciones mediante toques. Un toque para pausar la música, dos para reproducir la siguiente canción. Por desgracia el volumen no se puede controlar mediante estos panales táctiles y debe usarse obligatoriamente el smartphone para regularlo. En el cuerpo de cada auricular encontramos también dos micrófonos y un pequeño orificio para la ventilación, cada vez más frecuente en cascos que cuentan con almohadillas de silicona, pues este consigue aliviar en cierta medida la sensación de encapsulamiento que producen dichas almohadillas.

Es importante mencionar a su vez los Pixel Buds A siguen manteniendo uno de los elementos que más fue criticado de la versión previa. Se trata de un pequeño arco estabilizador de silicona que está fijo en el auricular (es decir, que no se puede remover) y tiene la función de mantener al mismo en su sitio. Las críticas surgen a raíz de que ciertos usuarios han destacado que dicho arco estabilizador de silicona les resulta molesto en el oído tras largas sesiones de escucha continuada. Esto es una cuestión de probar si resulta un inconveniente para cada usuario, pues todas las orejas son distintas y lo que puede suponer una gran molestia para algunos para otros puede pasar inadvertido. A pesar de esto último es importante indicar que dicho arco estabilizador sigue ahí en los Buds A y que para ciertos usuarios puede resultar molesto y es algo que debe tener en cuanta al considerar la compra del dispositivo. Por otro lado, ya aparte de las molestias que pueda causar a según que usuario, este arco estabilizador cumple perfectamente su función de sujetar correctamente el auricular en el oído y fijarlo para que no se mueva sin importar la actividad que esté realizando el portador. Esto los hace perfectos como auriculares deportivos, junto con su resistencia al agua y al sudor.

El arco estabilizador de silicona puede resultar incómodo tras periodos largos de uso, pero ayuda a mantener los auriculares en su posición al realizar cualquier actividad que implique movimiento

La caja de carga de los auriculares tampoco ha experimentado grandes cambio respecto a su versión más premium, al menos en cuanto a su aspecto y construcción. El tamaño sigue siendo exactamente el mismo, así como la forma plana y redondeada que recuerda a una piedra de rio. El tamaño de la misma hace que sea muy cómoda de trasportar y no supondrá un gran bulto al llevarla en el bolsillo. Esto es poco frecuente en auriculares inalámbricos en este rango de precio pues suelen prestarle poca atención a la caja de carga. Uno de los elementos que si perdemos respecto a los Pixel Buds del año pasado es la carga inalámbrica de la caja, que pese a ser de utilidad no supone un gran inconveniente. Otra diferencia se encuentra en los LED que indican el estado de carga de la caja y los auriculres. En los Buds A solo encontramos uno en el exterior de la caja, mientras que en su versión premium hay dos, el exterior y el interior para mostar el estado de carga de los auriculares. En la nueva versión este único LED informará sobre la carga de la caja o de los auriculares según si esta se encuentra cerrada o abierta (naranja fijo para cargando, parpadeante para poca batería y blanco para carga completa).

Sonido de los Pixel Buds A

Lo más importante de cualquier auricular es su sonido. En el caso de los Pixel Buds A se puede hablar de un sonido de calidad, equilibrado, pero que pierde nitidez en comparación con la versión normal. Al tratarse de un producto más asequible, se recorta en ciertos ámbitos para alcanzar dicho precio y esto se puede apreciar en el ámbito sonoro también. De ninguna forma se podría clasificar al sonido de los Buds A como pobre, pero no alcanza el nivel de detalle de algunos de sus rivales de precio superior. Esta perdida de detalle se traduce en cosas como la separación de los instrumentos, que no es tan apreciable. El sonido equilibrado, con medios y agudos bien representados, convierte a los Buds A en un producto interesante para aquellos que disfrutan diferentes géneros musicales más allá del urbano y el hip-hop que tan de moda se encuentran. Para los aficionados de este tipo de música también hay buenas noticias, pues aunque en otros ámbitos se haya perdido claridad, los bajos de los Buds A son más profundos que en la versión normal. Esta era una de las principales quejas, faltaba potencia en los bajos, y ha sido solventada. Para aquellos que quieran notar aún más estas frecuencias, en la ‘companion app’ de los auriculares, existe una opción apodada ‘bass bost’ que potencia los graves.

Batería y experiencia de uso

La batería de los Google Buds A no es su punto fuerte, pero tampoco supone una decepción. Más bien se encuentra en la línea de lo que suelen ofrecer esta clase de auriculares verdaderamente inalámbricos. La autonomía de escucha continuada rondará las 4 horas, dependiendo por supuesto de factores como el nivl de volumen al cual se este reproduciendo la música. La caja de carga proporciona una autonomía de 24 horas y se carga únicamente mediante un cable USB C. El punto positivo es que cuenta, como ya es habitual en esta clase de dispositivos, de una carga rápida mediante la cual podrás obtener unas 3 horas de escucha con únicamente 15 minutos de carga.

Por último hay que destacar que al tratarse de un producto de Google, los Pixel Buds A tienen una integración perfecta con Android, incluyendo la conexión mediante un toque (que además enlaza los auriculares con tu cuenta para que puedas obtener conexión instantánea en todos los dispositivos en los que hayas iniciado sesión). Otra ventaja de tratarse de un producto de la firma norteamericana es el uso del Asistente de Google, al que se le puede invocar de dos formas, manteniendo presionado sobre cualquiera de los dos auriculares o, si tienes activada esa opción, simplemente diciendo “Ok Google”. El Asistente puede responder a cualquier consulta, leerte las notificaciones según las recibas o realizar traducción instantánea mediante el uso del traductor de Google, una de las funciones estrella de los Pixel Buds desde el lanzamiento del primer dispositivo de esta línea.

¿Me los compro?

Si buscas unos auriculares de un precio razonable (99 euros), con un sonido más que decente, una autonomía cumplidora, cómodos y con todas las ventajas de su gran integración con el asistente de Google los Pixel Buds A son una muy buena opción. Como punto negativo cabe destacar que no cuentan con cancelación activa de ruido, característica que cada vez se está haciendo más frecuente en su rango de precios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios