www.zonamovilidad.es

Prueba del iPhone 13 Mini

El Mini comparte características de la familia Pro, como la posibilidad de personalizar el modo fotográfico.
El Mini comparte características de la familia Pro, como la posibilidad de personalizar el modo fotográfico. (Foto: JLT)

¿Sería demasiado grande o muy pequeño para Steve Jobs?

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17
jueves 11 de noviembre de 2021, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Todo es relativo, incluso el tamaño de un móvil. Para el fundador de Apple y creador del iPhone, con cuatro pulgadas sobraban. El Mini de este año tiene 5,4 y me parece pequeño.

Si Steve Jobs levantara la cabeza no saldría de su asombro. ¿iPhone con pantallas de más de seis pulgadas? Por encima de mi cadáver, diría. ¿Y llaman mini a un móvil de 5,4 pulgadas? Están locos.

En una década, el tamaño de las pantallas ha crecido en una progresión insospechada tanto que hoy la mayoría de los flagship podrían considerarse phablets, ese término acuñado hace una década para nombrar a los móviles con pantallas del tamaño de las tabletas: "ph" de phone y "ablet", claro, de tablet.

El Mini de Apple estaría cercano a ese término (phablet) con sus 5,4 pulgadas, pero ahora nos parece pequeño.

Incluso el Mini de Apple estaría cercano a ese término con sus 5,4 pulgadas, pero ahora nos parece pequeño. Para ciertas funciones, muy pequeño. Sobre todo si vienes de probar un iPhone 13 Pro Max, con 6,7.

Ese tamaño (13,15 x 6,42 x 0,76 centímetros), sin embargo, es ideal para llevarlo en el bolsillo y también para manejarlo con una mano: es mucho más ligero (140 gramos) que los mayores y con el pulgar de la misma mano con la que se sostiene se puede llegar casi a toda la pantalla.

Los cuatro nuevos iPhone estrenan el procesador A15 Bionic

Leer más

Igual que el iPhone 13

Me parece todo un acierto que el iPhone 13 y el Mini compartan todas las características excepto las derivadas del tamaño de la pantalla. Ha habido otras ocasiones en las que el modelo mayor tenía además, mejores prestaciones. Eso te obligaba -si querías tenerlas- a optar por ese modelo, aunque prefirieras por tamaño tener el pequeño.

Entre el 13 y el Mini, lo único que los separa son esas 0,7 pulgadas de diagonal. Ojo, porque no es poco

Ahora, entre el 13 y el Mini, lo único que los separa son esas 0,7 pulgadas de diagonal. Ojo, porque no es poco: 1,64 centímetros de diagonal y una diferencia de más de 400.000 píxeles a favor del 13. En superficie, son aproximadamente 72 centímetros cuadrados, frente a algo más de 90. Es decir, que no hay que renunciar a nada más que al tamaño por pasarse al pequeño de la familia. Las diferencias de verdad se encuentran si se comparan con la gama Pro.

Continuando con la pantalla, es de tecnología OLED, lo que ya anuncia negros muy profundos y alto contraste. El brillo es de 800 nits, lo que permite ver el contenido con claridad en el exterior incluso en días muy luminosos. En el modo HDR, sube hasta los 1.200 nits. Y también el notch, la muesca por la que se asoma la TrueDepth Camera que permite el mejor reconocimiento facial del mercado, se ha reducido sensiblemente.

Sin embargo, Apple se ha guardado el refresco de pantalla de 120 hercios para los Pro. Tanto el iPhone 13 como el Mini se tienen que conformar con los 60 hercios. ¿Supone un problema grave por el que tendría que pensar en otro modelo? Sólo si eres un apasionado de los videojuegos y de pasarle benchmarks al teléfono. En el desempeño diario, incluso con edición de vídeo -aquí sí que se echan en falta esas 0,7 pulgadas más-, no se nota.

Prueba del iPhone 13 Pro Max, con ustedes, la estrella del vídeo

Leer más

A15 Bionic y iOS 15

El responsable de que todo fluya adecuadamente es doble. Se llama iOS 15 y A15 Bionic. Son el sistema operativo y el procesador que mueven todos los modelos de la actual familia 13 de iPhone.

En cuanto al A15 Bionic, hasta que no se demuestre lo contrario, es el procesador del momento. Incluso con solo cuatro gigas de RAM está dando unos resultados de rendimiento espectaculares. De hecho, es el mismo que lleva el potentísimo iPhone 13 Pro Max.

Hablamos de él durante la prueba de este último terminal y también comentamos algo acerca de características que añade la nueva versión del sistema operativo iOS 15. En aquella ocasión me interesé por los modos de concentración, pero conforme lo vas usando aparecen otras que cobran más importancia. Por ejemplo, FaceTime.

Es una muy buena noticia para los usuarios de iPhone (y iPad) que el sistema de videoconferencia FaceTime sea compatible con Android y con Windows

Posiblemente, en Estados Unidos, en donde Apple tiene una buena porción del mercado de los móviles, no resulte tan importante, pero en España es una muy buena noticia para los usuarios de iPhone (y iPad) que el sistema de videoconferencia FaceTime sea compatible con Android y con Windows. Hasta ahora las videollamadas utilizando la aplicación nativa de Apple solo se podían realizar entre terminales de la casa.

También permite compartir contenidos, ver películas o series en streaming con controles sincronizados entre todos los asistentes a la videollamada y realizar comentarios en tiempo real -el volumen se va ajustando en función de que intervengan o no los participantes-. También se puede compartir la pantalla para mostrar, por ejemplo, álbumes de fotos... Una función que se aprecia mejor en los iPhones más grandes es el Audio Espacial integrado en FaceTime. Las caras -o avatares- de los participantes en una conversación se distribuyen en una cuadrícula y cuando intervienen, la voz procede desde el lugar que ocupan en la pantalla.

Se pueden programar las llamadas de FaceTime y compartirlas con los invitados a través de un enlace y han adaptado el modo retrato y el micrófono para difuminar el fondo y los sonidos ambientales y centrarse en los interlocutores. Así como el modo retrato se puede activar o desactivar, para el micro hay tres niveles dentro de FaceTime: estándar, aislamiento de voz y sonido de fondo.

Sólo dos cámaras y sin tele

Por lo que respecta a las cámaras, Apple se ha guardado también lo mejor para los Pro. Tanto el iPhone 13 como el Mini se han quedado con dos cámaras traseras: la principal, un gran angular y un súper gran angular, ambos con sensor de 12 millones de píxeles. El primero es muy luminoso, con una apertura f/1,6 y con estabilización óptica; el segundo, con un campo de visión de 120 grados, es algo menos luminoso: f/2,4.

A falta de un objetivo Tele, se puede acudir a ampliar la imagen. Aguanta relativamente bien los dos aumentos y se puede llegar hasta cinco. Tampoco cuenta con la función macro que Apple encomienda en los Pro al super gran angular.

Comparte con la gama Pro características como el modo cinematográfico y el sisetma de personalización

Sí comparte, en cambio, un par de características, como el modo cinematográfico en vídeo (lo llaman Cine), ese que permite jugar incluso de forma automática con la profundidad de campo para centrar el foco en el protagonista de cada momento y desenfocar el resto, y la personalización de la cámara. Es una opción que me parece interesante para los aficionados a la fotografía, aunque entiendo que si lo que buscan es la cámara, optarán por los modelos Pro.

El sistema de personalización permite definir cómo nos gustan las fotos, desde el Estándar de fábrica -para mí, el mejor en general-, hasta Alto Contraste, Brillante, Cálido o Frío. Además, dentro de ellos, se puede jugar con tel tono y la temperatura para ajustar el ambiente que queremos dar a nuestras capturas.

Tanto en la calibración de la pantalla como de las cámaras, Apple hace un gran trabajo. Las fotos se ven con color y brillo muy naturales. Y, sobre todo de día, son fotografías y vídeos muy competitivos. El modo nocturno es tal vez el que más pincha en el Mini, aunque sigue dando unas tomas con colores muy naturales. También puede sorprender que en las capturas realizadas con el súper gran angular se gestionan bastante bien las aberraciones en las zonas laterales.

Batería y memoria

La batería fue uno de los puntos más criticados del antiguo iPhone 12 mini. En esta versión, no hay peros. A pesar de que Apple no informa de la capacidad de sus baterías, por lo publicado en varios portales que se dedican a desmontar móviles, la del 13 Mini tiene 2.400 miliamperios. Lejos de los 4.500 mAh que tiene el Sony Xperia 5 III que hemos probado recientemente, pero más que suficiente para lograr un día de autonomía.

Es compatible con el sistema de carga inalámbrica MagSafe hasta 15 vatios y con el estándar Qi

Según los datos que proporciona Apple, con una carga es capaz de reproducir vídeo durante 17 horas (si es en streaming, 13) y podría aguantar dos días y medio reproduciendo música. Es compatible con el sistema de carga inalámbrica MagSafe hasta 15 vatios, con el estándar Qi (7,5 vatios). La carga rápida -con adaptadores de 20 vatios o más- suministra el 50% de la carga en media hora.

Más que una queja común, esto era una advertencia en modelos anteriores: no os compréis el de 64 gigas; se os va a quedar corto en un mes. Ahora no hay opción. El iPhone 13 Mini de entrada llega con 128 gigas. Esa ya es una cifra decente.

Precio

¿Y los precios son decentes? Teniendo en cuenta que Apple no es en absoluto una marca barata, que utiliza materiales de buena calidad, que protege el cristal de su pantalla OLED con Ceramic Shield, incluso que es la marca que menos se deprecia en el mercado de segunda mano... Arranca en 809 euros (128 gigas), pasa a los 929 (256 gigas) y termina en los 1.159 euros (512 gigas).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios