Prueba Samsung Galaxy Z Flip, pliegues de moda
Ampliar

Prueba Samsung Galaxy Z Flip, pliegues de moda

domingo 14 de junio de 2020, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Puede parecer un ‘capricho de teléfono’ o un ‘teléfono de capricho’; es decir, un móvil que vale 1.500 euros y que, en principio sólo está al alcance de quien ‘lo quiere y lo puede pagar’; pero lo cierto es que su diseño, su funcionalidad, los detalles, el hecho de que haya una edición de Thom Browne, nos lleva al mundo de la moda, de lo exclusivo, de un creativo a quien, todo parece indicar, le dieron libertad para llevar al mercado un nuevo concepto bueno, bonito y… caro

El Samsung Galaxy Z Flip no es el primer móvil plegable de Samsung, empresa que se estrenó con este tipo de producto en enero de 2019, cuando presentó (no sin pocas críticas por problemas de pantalla), el Galaxy Fold. Pero ahora el concepto es otro, la coreana ha pensado en un smartphone visual, que llama la atención a simple vista, que cabe en cualquier ‘mini purse’ de tendencia; que se puede guardar en el bolsillo de cualquier pantalón o chaqueta, pero sin perder la comodidad de uso de una pantalla de 6,7 pulgadas de diagonal integrada en un cuerpo de 16,73 x 7,36 x 0,72, cuando está abierto y 8,74 x 7,36 x 1,73 si lo mantenemos cerrado.

Ultra thin glass y bisagra hideway


El truco reside en la tecnología de pantalla AMOLED Infinity Flex con cristal ultrafino, el cual, hasta el momento, no ha dado problemas conocidos y, desde nuestro punto de vista, muestra un pliegue inapreciable cuando el software está activo. Es más, éste se adapta al formato en el que estamos utilizando el teléfono. Se trata de un display inmersivo, sin más márgenes que el marco metálico de rigor, donde se encuentran dos pulsadores imperceptibles: uno sobresaliente (volumen) y otro en bajo relieve (activación y lector de huella para cuando no funciona o hemos optado por el reconocimiento facial).

A la novedosa tecnología de pantalla se suma una potente bisagra (Hideway) que mantiene el terminal en la posición que determinemos; de forma que facilita extraordinariamente tanto las videollamadas como la toma de autorretratos (selfie), con multitud de ángulos y posibilidades en cuanto a la toma. La teoría sostiene que el material en el que está construida la bisagra repele el polvo y debe ser así, pero este punto no lo hemos podido comprobar puesto que requeriría su uso durante una larga temporada.

Cuando el Z Flip está cerrado muestra un panel de notificaciones (1.1” Super AMOLED) que, por defecto nos muestra la hora, el día y el porcentaje de batería; pero podemos interactuar con él mediante dos toques (activar) y después arrastrar el dedo para ver que tenemos pendiente o coger una llamada. A este respecto, señalar que no en vano la cámara está al lado, ya que es factible mostrar nuestra propia imagen a nuestro interlocutor sin abrir el móvil.


Gama media alta

Para poder mantener unos márgenes de precio ‘adecuados’ o dentro de lo que ofrece el mercado, el fabricante ha recurrido a un procesador de gama alta de Qualcomm pero que se presentó en julio de 2019: el Snapdragon 855+ (8x 7nm); una evolución del 855 de 2018 con más potencia (2,96 GHz y GPU a 600 MHz) y que incluye un magnífico sistema de chips (SoC), que brinda velocidad, consumo energético equilibrado, inteligencia artificial de cuarta generación, una potente tarjeta gráfica, conectividad WiFi 5, Bluetooth 5.0, geoposicionamiento satelital universal y NFC para pagar o transmitir datos por aproximación de campos. El procesador de imagen es un Spectra 380 dual, que va asociado, en este caso, a un equipo de doble cámara con dos objetivos de 12 Mpx, uno de ellos gran angular, con aperturas de f/1.8 y f/2.2.

Samsung Galaxy Z Flip, tabla de características, especificaciones técnicas y precio

Leer más

El equipo graba vídeo en 4K, lleva estabilizador de imagen, enfoque por detección de fase (PDAF), tecnología HDR, filtros, diferentes modos de toma y sistema de captura única (graba un minivídeo y lo convierte en fotos para que elijamos las que nos gustan). Por supuesto, no puede faltar el enfoque dinámico para difuminar el entorno de la figura principal e incluso podemos seleccionar qué efecto de desenfoque queremos entre cinco posibilidades. La cámara frontal es de 10 Mpx, con una apertura f/2.4 y un objetivo de 26mm, muy luminoso y con un discreto modo belleza muy favorecedor.

Es decir, el componente tecnológico de hardware interno no es de última generación, puesto que tanto Qualcomm como el propio Samsung -en su gama de semiconductores Exynos- tienen productos más recientes que ya ofrecen conectividad celular 5G, WiFi 6, IA de quinta generación… La marca también implementa, en otros móviles, cámaras más evolucionadas; como por ejemplo en su Serie S 20; pero en general, se trata de un magnífico teléfono que ofrece alternativas a las que sólo el Motorola Razr podría hacer competencia, si no fuera porque este último implementa un procesador de gama media.

Otros detalles

El sistema operativo del Galaxy Z Flip es la última versión de Android 10, a la que Samsung suma su capa de personalización One UI 2, con grandes detalles. Por detrás tenemos una memoria de 8 GB de RAM y 256 de memoria interna.

Al tratarse de un teléfono plegable, la experiencia varía sustancialmente especialmente en casos como el de abrir dos aplicaciones simultáneamente, o en aquellas en las que el programa se adapta el display, como es el caso de las videoconferencias (en un lado imagen y en el otro botones) o de la galería (foto e información de la misma si la desplazamos).

En términos de audio, recordar que los auriculares con Jack de 3,5mm parecen haber pasado a la historia y que, en este caso, como en tantos otros, hay que recurrir al puerto microUSB C y compartir la salida de audio con el puerto de carga. Ahora bien, el pack de venta incluye unos auriculares diseñados por la firma AKG de muy buena calidad.

De la batería, fabricada en polímero de Litio con una capacidad de 3.300 mAh, hay que señalar que se gestiona mediante un sistema inteligente que optimiza su uso; aunque en condiciones extremas, el móvil se calienta ligeramente. Dispone de sistema de carga rápida de 15W, carga inalámbrica y carga reversible para dar energía a otros dispositivos.

En conclusión

Finalizada la prueba, consideramos, como decíamos al principio que el Samsung Galaxy ZFlip es un capricho muy tentador; tanto por lo novedoso de su formato, como por su pantalla plegable o sus muchos pequeños detalles. Es un smartphone diferencial y que va a llamar la atención allá donde se lleve; es una nueva línea de producto, muy interesante, que veremos evolucionar y bajar de precio; es el tipo de producto que un fabricante saca al mercado para recordar que es número uno y que tiene que ir abriendo camino; pero, desde luego, no es un aparato de venta masiva con el que la coreana aspire a aumentar sus cifras de ventas por volumen.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios