Prueba Sony WH-1000MX4
Ampliar

Prueba Sony WH-1000MX4

viernes 02 de octubre de 2020, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Escribir la prueba de los nuevos cascos con cancelación de ruido de Sony es una tarea tan simple como decir que son los mejores del mercado. Sus predecesores, los WH1000-MX3, ya ostentaba la corona y los pequeños detalles pendientes por pulir han sido subsanados en esta nueva versión, dejando a los usuarios con un producto casi perfecto que únicamente puede estar lastrado por su elevado precio

Los Sony WH-100MX4 son unos cascos premium con cancelación activa de ruido que se encuentran entre los mejores del mercado en su categoría de producto, compitiendo directamente con los Microsoft Surface Headphones y los más que laureados Bose 700 NC. Su precio oficial es de 380 euros.

Diseño

Es uno de los aspectos que menos ha cambiado respecto a su predecesor, en cuanto que es prácticamente calcado salvo por unos pequeños detalles. Pese a que el diseño, en líneas generales, es correcto, quizás sea necesaria una renovación, pues sus principales competidores hacen gala de una estética más elegante y unos materiales más premium, mientras que los Sony siguen estando construidos casi en su totalidad en plástico, acabado de poliuretano. Sus almohadillas, de forma ovalada y que se colocan por encima de la oreja, tienen un 10% más de relleno que las de la versión anterior, lo que las hacen extremadamente cómodas, incluso para largos periodos de tiempo continuados. Esa ampliación del relleno se suma a la diadema superior, y ayuda a la sensación de comodidad, además del reducido peso del dispositivo, de únicamente 255 gramos.
Uno de los nuevos añadidos en esta cuarta generación de cascos con cancelación activa de ruido (o ANC) de Sony es un sensor de proximidad. Situado en el interior del auricular izquierdo cumple la función de pausar automáticamente la música cuando nos los retiramos de la oreja, y retomarla cuando nos los volvemos a colocar.
Los colores en los que Sony nos ofrece los cascos son negro y plata, pese a que este último es más parecido a un beige muy claro. Ambos tonos contienen detalles en color bronce, como en el logo de Sony o los micrófonos.
En cuanto a botones, en el auricular izquierdo encontramos el botón de apagado/encendido (con una pulsación larga apagan o encienden los cascos y con una corta indican el porcentaje de batería restante); Así como un botón que Sony ha bautizado como ‘Custom’, el cual hace honor a su nombre siendo personalizable. Esto se consigue gracias a la app de compañía disponible tanto en Google Play como en Android, de forma que se le puede asignar una función específica a dicho botón, como podría ser por ejemplo el control de niveles de cancelación de ruido, pudiendo elegir entre encendida, sonido ambiente -función que amplifica el sonido exterior hasta 10 niveles personalizables en la app- y ANC apagado. El auricular derecho no contiene ningún botón, pero sí el puerto de carga, que es de tipo USB-C, cuenta con carga rápida -según la marca únicamente 10 minutos de carga nos proporcionan 10 horas de reproducción continua- y es capaz de llenar la batería completa en aproximadamente 3 horas. El auricular izquierdo queda reservado para la conexión jack de 3,5mm para conectar el cable y usarlos de forma alámbrica. Cable que, por cierto, viene incluido en la caja, junto a un adaptador de conexión para aviones y una funda rígida de textura agradable y cremallera con color a juego con los acentos cobres que encontramos en los micrófonos de los cascos. De esta forma puedes llevar tus cascos de forma segura en una mochila o maleta. Para introducirlos en la funda se dobla el auricular izquierdo -gracias a su estructura plegable y giratoria- hacia el interior y de esta forma ocupan un espacio mucho más reducido.

Experiencia de uso

Los grandes cambios de esta nueva generación de los cascos estrella de Sony son más bien en el apartado del software y sus nuevas funcionalidades, ya que su diseño es muy continuista.
Entre los añadidos más destacables -y uno de los más reclamados por los usuarios- está la posibilidad de poder conectar los cascos a dos dispositivos simultáneamente, de forma que el cambio entre cualquiera de ellos sea instantáneo y sin la necesidad de bucear en los ajustes para realizar los cambios de conexión. El ejemplo más sencillo es que estés escuchando una película en tu ordenador y recibas una llamada, los cascos se conectarán automáticamente a tu teléfono y volverán al ordenador una vez finalizada la llamada y resumida la reproducción. Era una de las principales ausencias en el modelo anterior y Sony lo ha solventando incluyendola en los 1000XM4.
Por otro lado, contamos con un nuevo modo de atención a tu ambiente, que se une al gesto de colocar la palma sobre el auricular derecho ya presente en versiones anteriores, acción que de forma inmediata reducía la cancelación de ruido y aumentaba el sonido ambiente para que pudieras escuchar aquello que sucede a tu alrededor o mantener una conversación. En los 1000XM4 puedes activar estas características solo con hablar, si tienes activada la nueva función ‘Speak to chat’, que mantendrá el ANC desactivado durante un tiempo configurable desde la aplicación.
A la hora de emparejar los cascos si cuentas con un dispositivo compatible con tecnología NFC únicamente será necesario acercar el terminal al auricular izquierdo que contiene un logo de NFC y la conexión se realizará automáticamente.
Los Sony WH-1000MX4 ofrecen una gran cantidad de control sin necesidad de utilizar el teléfono móvil gracias a los gestos que se pueden realizar sobre el panel derecho, estos son los siguientes: Deslizar hacia arriba y hacia abajo controlar el nivel de volumen. Si lo hacemos hacia la derecha y la izquierda avanzamos hasta la próxima o la anterior canción. Con dos toques se pausa la reproducción o se aceptan llamadas.

Sonido

Cerrar este apartado de la prueba sería tan simple como decir que tienen el mejor sonido en su categoría de producto. En el apartado sonoro Sony ha desbancado a grandes rivales como los siempre presentes Sennheiser y los otrora líderes en ANC, los Bose Quietcomfort. Esto se debe a la gran dupla producida por su excelente cancelación activa de ruido y su excepcional sonido.
Pese a que no contemos con el códac APTX, Sony ha incluido el nuevo DSEE Extreme que logra obtener una gran definición, con unos bajos potentes y unos agudos claros. Y en esto es donde encontramos la grandeza del sonido logrado por la firma japonesa, pues se consigue un gran balance, pero con un toque desenfadado que no se acerca al estudio sino que no tiene miedo de potenciar los graves y los medios para conseguir un toque alegre.
La separación entre instrumentos consigue crear la sensación de estar en medio del estudio de grabación y la claridad te permite escuchar detalles que en otros cascos con peor sonido simplemente no puedes apreciar.
Todo ello se suma a una cancelación de sonido mejorada que elimina por completo aquellos ruidos continuos y graves como el ruido del motor de un autobús o el traqueteo de las vías de un tren y te sumerge por completo en tu música, convirtiéndose de esta manera en los compañeros de viaje perfectos.
Los ruidos esporádicos y de carácter más agudo como por ejemplo una voz aún es perceptible, pero gracias a las mejoras de esta nueva versión de una forma más apagada y con cierto nivel de volumen casi se pueden eliminar por completo.
Los cascos ofrecen a su vez un nivel de cancelación de ruido adaptativa que utiliza la ubicación el móvil (si tenemos instalada la aplicación de compañía y hemos aceptado los consiguientes permisos) así como el acelerómetro para detectar si estamos en reposo, en un medio de transporte o caminando por la calle para modular de forma automática la intensidad de la cancelación de ruido entre un total de 20 niveles diferentes.

¿Debería comprarlos?

Los Sony WH-1000MX4 son indudablemente los mejores cascos bluetooth del mercado. Un sonido estelar y una cancelación activa de ruido imbatible los hacen una compra más que atractiva. Por lo que la decisión de si adquirirlos o no tendrá que pasar por si merece la pena el desembolso de 380 euros. Si eres una persona que aprecia la calidad del sonido por encima de todo y vive pegado a sus cascos no te importará pagar la etiqueta premium y realizar la inversión. Por otro lado si te has escandalizado con que unos cascos puedan costar más que un smartphone de gama media de Samsung busca en otro lado, estos Sony no son para ti.


Nota: 9,5/10

Lo mejor: Sonido y cancelación de ruido

Lo peor: precio elevado y construcción en plástico

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios