www.zonamovilidad.es
sábado 24 de abril de 2021, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Cada vez la tecnología está más presente en el día a día. La crisis por la COVID-19 ha causado un aumento del uso de los dispositivos tecnológicos en las casas, impulsando a realizar tareas de forma telemática. Esto ha supuesto un escalón a una nueva era tecnológica. Por este motivo, para adaptarse a esta nueva era tecnológica es imprescindible tener una buena conexión Wi-Fi en todos los rincones de casa.

Actualmente, muchos hogares españoles continúan teniendo problemas con la calidad de su experiencia en juegos online, teletrabajo, videollamadas o streaming de video en determinados lugares de la casa.

Los extensores de cobertura son los más recomendables para hogares de una sola planta con varias estancias o amplios pasillos.

Existen diferentes tecnologías que proporcionan ayuda para mejorar la conexión Wi-Fi como: adaptadores powerline, extensores de cobertura o Wi-Fi Mesh. Los extensores o amplificadores Wi-Fi, que se enchufan cerca del router, y así, se conectan a la señal que emite el router y la extienden incluso con mayor potencia al área donde previamente la señal era débil o inexistente, son una buena opción para lidiar con este problema. Los extensores de cobertura son los más recomendables para hogares de una sola planta con varias estancias o amplios pasillos.

Cómo instalar un extensor de cobertura

Velocidad y compatibilidad con el estándar Wi-Fi: la mayoría de los routers y dispositivos electrónicos soportan 2 bandas de datos, la de 2.4 GHz y la de 5 GHz, por tanto, para aprovechar al máximo sus prestaciones, lo aconsejable es utilizar un extensor Wi-Fi de banda dual para proporcionar mayor velocidad de conexión a todos los dispositivos.

A la hora de escoger un extensor es importante tener en cuenta la compatibilidad con el estándar de transmisión del router, esto es WiFi N (802.11 n), WiFi AC (802.11 ac) o WiFi 6 y procurar que el extensor soporte el mismo estándar para así poder disfrutar de la mayor velocidad Wi-Fi.

Además, es recomendable que el extensor tenga al menos dos antenas externas. Este tipo de antenas son más efectivas que las internas a la hora de incrementar la cobertura y mejorar la estabilidad inalámbrica.

Configuración: para instalar un repetidor Wi-Fi hay que conectarlo a la corriente y tener acceso al nombre de la red y la contraseña. Sin embargo, existe la opción WPS, conocida como configuración protegida, que facilita aún más la puesta en marcha. Sencillamente pulsar el botón WPS durante dos segundos en el router y acto seguido hacer lo mismo en el botón WPS del extensor de cobertura.

Seguridad: es importante contar con dispositivos para proteger la información, sobre todo para los usuarios que telebrajen y manejen información sensible. Para ello, lo mejor es utilizar un extensor que integre WPA2+AES, el último estándar en encriptación, más seguro hasta el momento que brindará la máxima seguridad a la red.

LEDs: es fundamental que el dispositivo cuente con luz LED de señal inteligente para así encontrar la mejor ubicación para colocar el extensor entre el router y el área donde se necesite ampliar la cobertura.

Modelos de extensores

TP-Link dispone de modelos únicos y diversos de extensores de red que, no sólo se mimetizan con cualquier entorno gracias a su diseño innovador, sino que tienen insertada la última tecnología.

Extensores como el RE505X con tecnología Wi-Fi 6 y OneMesh aportan mayor velocidad y capacidad tanto en red inalámbrica como mediante Ethernet, gracias a su puerto Gigabit. Para alcanzar un mayor alcance, el RE650 AC2600 es el extensor más indicado ya que posibilita tener una cobertura de hasta 1000 metros cuadrados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios