www.zonamovilidad.es

Entrevista con David Bartolome, director general de Share Now en España

Bartolomé (ShareNow): “Miramos al futuro con optimismo porque ese cambio que se tiene que producir en las ciudades no tiene marcha atrás”
Ampliar

Bartolomé (ShareNow): “Miramos al futuro con optimismo porque ese cambio que se tiene que producir en las ciudades no tiene marcha atrás”

miércoles 11 de noviembre de 2020, 10:30h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El carsharing ya es una realidad en las ciudades, especialmente en la ciudad de Madrid, donde en la vía pública se pueden alquilar por minutos desde patines hasta coches pasando por motocicletas. Esto no ha sido siempre así, ShareNow, anteriormente Car2Go, fueron los primeros en estrenar la modalidad de coche compartido en la ciudad de Madrid hace hoy cinco años.

El 11 de noviembre de 2015 empezaba a operar Car2Go, el primer servicio de carsharing de Madrid. Entonces era un servicio completamente desconocido y solo tenían una flota de 350 unidades. A los tres años, en 2018, se fusionó con Drive Now, filial de BMW para coches compartidos adoptando un nuevo nombre, ShareNow.

Cinco años desde su inicio como único servicio de carsharing en la ciudad de Madrid, ésta está llena de vehículos de carsharing de distintas compañías y distintos tipos de vehículos y Car2Go, ahora Share Now, tiene una flota ya de 650 vehículos, compuesta por Smarts ForTwo y ForFour completamente eléctricos.

Para hacer balance sobre estos primeros cinco años en los que han tenido que enfrentarse (como todos) a la pandemia de la COVID-19 y analizar sus planes de futuro, hablado en Autoconectado.es (por videoconferencia) con David Bartolomé, managing director de SHARE NOW en España y vicepresidente de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE).

Echando la vista atrás

Autoconectado: ¿Cómo han sentado el paso de estos cinco años?

“Cuando Car2Go apareció en Madrid fue una gran campanada, un hito para la historia de la movilidad sostenible en la ciudad y a la vista está que hay un montón de iniciativas que han seguido el modelo de negocio”

David Bartolomé: Fenomenal, el tiempo nos ha dado la razón. Nosotros nos aventuramos con este modelo de negocio incierto que es el del carsharing con la especialidad y con la particularidad de que en Madrid llevamos vehículos eléctricos 100%. Esto suponía una dificultad añadida ya que en la ciudad de Madrid no existe infraestructura de carga en la vía pública.

Cuando Car2Go apareció en Madrid fue una gran campanada, un hito para la historia de la movilidad sostenible en la ciudad y a la vista está que hay un montón de iniciativas que han seguido el modelo de negocio, tanto con turismos como con motocicletas o patinetes. Todas ellas han seguido el modelo de Car2Go, ShareNow.

AC: Como decíamos, hace dos años se cerró la fusión que se traduce en lo que es hoy Share Now, ¿qué beneficios ha tenido la fusión con Drive Now?

D.B.: Lo que pretendían las empresas ‘Car2Go’ y ‘DriveNow’ del Grupo BMW era, en un negocio que todavía es difícil, pero que tiene muchas promesas de futuro, dar una respuesta a todos los problemas que tienen las ciudades. Se necesitan alternativas que aplaquen esas dificultades, la congestión del tráfico, la contaminación del aire, el cambio climático, la ocupación del espacio público, la siniestralidad, todos esos factores que se derivan de un abuso del vehículo privado en el entorno urbano. Todo eso en un futuro tiene que cambiar.

La respuesta de Daimler y BMW fue la de juntar fuerzas para tener escala para poder crecer y para poder aguantar mejor estos años en los que todavía se hace complicado crecer y tener una alternativa fuerte.

El negocio del coche compartido, aún no rentable económicamente

AC: Durante estos 5 años y ahora, ¿es rentable el coche compartido? Un negocio que, como decías hace un momento, es muy incierto.

D.B.: Bueno ShareNow es rentable a nivel local en algunas ciudades; ya lo hemos conseguido. Sin embargo, es muy complicado y mucho más ahora en tiempos de pandemia, en el que digamos que hay una disminución de la demanda general, tanto transporte privado como público, y eso tiene un impacto en todos los operadores de transporte, en el carsharing también. Son tiempos muy complicados, pero miramos al futuro con optimismo porque realmente ese cambio que se tiene que producir en las ciudades no tiene marcha atrás y el carsharing con vehículos eléctricos son una parte importante de ese cambio.

“A nosotros lo que nos interesa es afianzar el uso, demostrar que el carsharing es una parte importante de esa cadena de transporte y ganar cuota de mercado”

AC: Y aquí, en España, Madrid, la única ciudad en la que operáis, ¿cuándo esperáis registrar beneficios?

D.B.: No tenemos esa clase de proyección. En tiempos de pandemia los números que habías hecho en febrero no valen para nada y los de junio o julio ahora mismo también se están viendo cuestionados por la incidencia de la segunda ola, no solo en España sino en toda Europa. Por lo tanto es muy complicado hacer predicciones y en cualquier caso digamos que no las tenemos. Al final es una carrera de largo recorrido.

A nosotros lo que nos interesa es, como sector, no tanto como empresa, afianzar el uso, demostrar que el carsharing es una parte importante de esa cadena de transporte y ganar cuota de mercado. Estamos desarrollando una manera de desplazarse que va lenta porque los ciudadanos tenemos los hábitos de movilidad muy dentro y cambiarlos es muy difícil.

AC: En cuanto a la regulación española y en particular en Madrid, ¿creen que les está ayudando o al contrario?

D.B.: Sí, la verdad es que en Madrid estamos teniendo en la comprensión de la administración, independientemente del color político. Estábamos bastante contentos con el trato recibido por parte del Ayuntamiento anterior y con el cambio de gobierno hemos seguido en la misma línea de comprensión y colaboración. Por lo tanto, creo que Madrid sí es un ejemplo de buena práctica y buena regulación. Sin ir más lejos, la semana pasada, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, presentó una línea de ayudas que concede a las personas que quieran deshacerse de su viejo coche y achatarrarlo un bono de 1250€ para gastar en empresas de carsharing. Creo que es una muy buena noticia y un signo del apoyo institucional que tiene el carsharing en Madrid.

Carsharing en tiempos de pandemia

AC: Como decíamos antes, la pandemia afecta a todo el mundo y está suponiendo dificultades en todos los sectores, por ejemplo, las nuevas matriculaciones no hacen más que bajar. ¿Ha habido un descenso de la demanda por la pandemia?

D.B.: Ha habido varias tendencias. Hay un descenso en la demanda en general que es muy acuciado, en torno al 30-40%. Estamos hablando del público -50% y del privado -15-20%. De cada diez viajes que se hacían en febrero en la ciudad de Madrid, ahora mismo sólo están teniendo lugar unos seis o seis y medio. Por lo tanto, hay muchísima menos movilidad y muchísima menos demanda para todos los operadores.

“De cada diez viajes que se hacían en febrero en la ciudad de Madrid, ahora mismo sólo están teniendo lugar unos seis o seis y medio”

Por otro lado, es cierto que esto se compensa con una sensación de seguridad y de conquista del carsharing que también es percibida por parte de los usuarios y por lo tanto, en ese sentido, ha subido un poco la demanda. Sí, estamos todavía con cifras por debajo de lo que estábamos haciendo en febrero. La recuperación era muy buena durante los meses de la vuelta a la ‘nueva normalidad’ hasta la última semana de septiembre. Creemos que es normal y que está vinculado a esa disminución general de la demanda de movilidad.

AC: ¿Qué retos os marca la pandemia para dar vuestro servicio?

D.B.: En primer lugar, dar servicio o no darlo. Después, logístico, qué hacer con los vehículos en la calle si no hay servicio y después prepararnos para garantizar la máxima seguridad para los usuarios.

Ahora mismo estamos bastante tranquilos porque creo que todo el mundo ha entendido que el carsharing es un entorno seguro. Todos los vehículos están súper limpios y se persigue esa sensación de seguridad. Hace unos meses no estaba tan claro y por eso nos tuvimos que poner las pilas en desarrollar protocolos de desinfección y limpieza que fueran los más estrictos posibles para garantizar esa seguridad. Al final está teniendo éxito.

Otro desafío está siendo el de revaluar todas las proyecciones financieras, de flota, de crecimiento y todos los proyectos y adaptarlos a la nueva situación, como están haciendo todas las empresas, pero digamos que los operadores de transporte nos estamos sufriendo de manera muy especial.

El futuro de las flotas y los servicios

AC: Esperamos que esta situación acabe cuanto antes y todo pueda volver a la verdadera normalidad. Me ha dicho que solo operan con eléctricos en la ciudad de Madrid, pero ¿se estudia introducir a corto plazo en Madrid nuevos modelos eléctricos e híbridos enchufables de Mercedes, la familia EQ, o de BMW, la familia I?

“La operativa con vehículos eléctricos es genial a nivel de innovación y de sostenibilidad para la ciudad, pero es verdad que hay casos de uso que no puedes abordar con estos vehículos”

D.B.: Lo estamos estudiando. No solo esos modelos si no cualquier otro. Al final nosotros lo que queremos es ser una alternativa válida y generalista a tener un vehículo en propiedad. Cuando necesitas un vehículo privado puedes optar a muchas opciones y nosotros queremos ser esa empresa que te ofrece la mejor opción.

La operativa con vehículos eléctricos es genial a nivel de innovación y de sostenibilidad para la ciudad, pero es verdad que en hay casos de uso que no puedes abordar con estos vehículos. Por ejemplo, no te puedes ir a Segovia a comer un cordero o pasar un fin de semana a la playa. Nuestra vocación es esa; es ofrecer la alternativa también para esos casos de uso porque sólo así el cliente tendrá todas sus necesidades satisfechas y podrá confiar completamente en la empresa y olvidarse del vehículo en propiedad. Para eso, estamos considerando cualquier tipo de vehículo; los híbridos de Mercedes son estupendos, igual que los de BMW, pero también podríamos estar abiertos a vehículos de terceras partes.

AC: ¿Estudian ampliar el servicio a más ciudades españolas?

D.B.: Sí, por supuesto. Lo estudiamos, estamos interesados y siempre lo hemos estado y ojalá en el futuro podamos hacerlo.

AC: A un plazo más lejano, ¿cómo cree que evolucionará el carsharing?

D.B.: Quizá hacia esa oferta más completa para abordar todos los casos de uso del usuario. Y después hacia la integración en plataformas de movilidad como servicio, sobre todo con el transporte público.

Entiendo que todo lo que sea integración con transporte público es beneficioso tanto para el transporte público como para el carsharing y, por lo tanto, para el ciudadano y para todos nosotros. Creo que habrá más multimodalidad, integración y quizá una concertación del sector. Los operadores pequeños quizá no tengan viabilidad en el futuro.

España y el vehículo eléctrico

AC: Como vicepresidente de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico, ¿con qué desafíos cuenta nuestro país en el camino a la electrificación?

D.B.: Sobre todo con las infraestructuras y el desarrollo de una normativa que nos permita avanzar en esa inversión en infraestructura de carga de vehículo eléctrico, eso es la clave.

“La descarbonización de la economía pasa por la electrificación de la movilidad y ésta pasa por que la gente realmente tenga más confianza en poder cargar su coche”

AC: ¿Crees que vamos por detrás en esta materia comparado con otros países europeos?

D.B.: Un poco por detrás, quizá. Tampoco lo quiero expresar así. Me gustaría decir que todavía tenemos mucho por hacer.

Aquí también hay una complejidad administrativa. Tú, por ejemplo, me has hecho la pregunta en base a que en el término municipal de Madrid hay una administración competente, que es el Ayuntamiento, y ellos han tenido una idea del uso del espacio público. No han querido poner más cacharros en la vía pública, si me permites la expresión, hablando de puntos de carga porque ya hay parquímetros, farolas, conexión eléctrica, etc…

La descarbonización de la economía pasa por la electrificación de la movilidad y ésta pasa por que la gente realmente tenga más confianza en poder cargar su coche. Creo que un despliegue masivo de puntos de carga, sobretodo en entornos metropolitanos, donde hay un uso bastante fuerte del vehículo privado, es importante para dar seguridad.

Si bien es cierto que donde quizá sea realmente importante serían los trayectos medios en los que los vehículos con baterías de rangos de 300-400 kilómetros necesitarían una carga, pero yo soy de la opinión que los entornos metropolitanos son muy importantes para generar cultura de la electrificación de la movilidad y ganar confianza en el usuario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios