www.zonamovilidad.es
domingo 27 de diciembre de 2020, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

La familia de auriculares inalámbricos de Samsung crece gracias a los Galaxy Buds Live, que pretenden hacerse un hueco en un mercado con opciones casi ilimitadas gracias a su original diseño y gran calidad de sonido, además de cancelación activa de ruido

Diseño

El diseño de los Galaxy buds es sin duda uno de los aspectos diferenciales del dispositivo. Es opuesto a cualquier par de auriculares presentes en el mercado, lo cual genera cierta polarización, de manera que lo odias o lo amas. Cada auricular tiene una forma que se asemeja a una alubia (este efecto se incrementa en mayor medida en la opción de color ‘cobre’). Esta decisión, que en un principio puede resultar extraña, responde a un estudio realizado por la firma surcoreana respecto a la fisionomía del interior de las orejas. La idea es introducir cada auricular y girarlo ligeramente de forma que, gracias a su original diseño, estos encajen a la perfección en cada oreja.

Por mucho que las marcas se empeñen, un único tamaño y forma no les sirve a todos de la misma manera

El problema de esta idea reside en que, por mucho que las marcas se empeñen, un único tamaño y forma no les sirve a todos de la misma manera, por lo que si los auriculares no te encajan perfectamente como a los modelos de las imágenes proporcionales no te preocupes, se trata de algo normal. Dicho esto, que el ajuste no sea perfecto no afecta a la extrema comodidad de los Galaxy Buds Live. Se trata de unos auriculares fabricados en plástico (con un acabado brillante bastante intenso que favorecen la polaridad de opiniones sobre lo acertado o no del diseño) por lo que son muy livianos y se pueden llevar durante horas sin apenas notar su presencia.

Otro punto positivo del diseño es que no sobresalen apenas de la oreja por lo que son aptos para dormir de forma cómoda con ellos puestos. Por ponerle una pega al diseño de los auriculares, y volviendo al asunto del ajuste en la oreja, al no contar con almohadillas de silicona que ayudan a la sujeción, los Buds Live se mueven ligeramente en la oreja. Esto se convierte en un inconveniente a causa de los controles táctiles del dispositivo, pues un toque pausa la música, y es probable que al moverse el auricular e intentar ajustarlo actives esta pulsación accidentalmente, y es algo que se puede volver algo molesto con la repetición constante. Por fortuna estos controles táctiles son personalizables a través de la aplicación ‘Galaxy Wearable’, e incluso nos permite desactivarlos por completo

El diseño del estuche de carga es otro acierto de estos Buds Live. Está construida en plástico y cambia el acabado brillante de los propios auriculares por un tono mate de gran elegancia que dota al terminal de un toque premium. Uno de los aspectos mejor conseguidos es su reducido tamaño, poco mayor que uno de los más compactos del mercado, los Airpods de Apple. La caja se abre como si de una concha marina se tratase, se introducen los auriculares, que quedan fijados por pequeños imanes en sus conexiones de carga y dos leds se encargan de indicarnos el porcentaje de batería, uno en el interior del estuche para la carga de los propios Buds y otro en el exterior con la carga restante de la caja, verde si está al menos hasta un 80% de la capacidad, amarillo para la mitad y rojo, indicando que debemos cargarla de nuevo. Para esto último contamos con dos formas, el puerto USB Tipo-C o recurrir a la carga inalámbrica, especialmente útil si contamos con un smartphone que incluya la posibilidad de carga inalámbrica reversa, y poder llenar la batería de nuestros auriculares donde sea.

Sonido y autonomía

Los Samsung Galaxy Buds, como la gran mayoría de dispositivos relacionados con la música de la firma coreana, llevan su sonido proporcionado por la legendaria marca AKG, cuyo sello es sinónimo inequívoco de calidad. En este dispositivo se continúa con dicha tradición. Su sonido no decepciona, contando con un balance equilibrado pero sin olvidar la presencia de los graves. Si deseamos añadir más impacto a los mismos se puede acudir al ecualizador de la aplicación y potenciar los graves, o poner la atención en las voces. En cada auricular encontramos un driver de 12 mm, ayudando a alcanzar las altas cotas de calidad sonora del dispositivo

La pega radica en la cancelación activa de ruido, que es casi inexistente. Esto se debe a que, al no contar con almohadillas de goma no se genera aislamiento y por mucho que los micrófonos trabajen cancelando las frecuencias, el ruido sigue entrando por la falta de aislamiento. Si que contasen con ANC era uno de los motivos que más te atraían de los Buds Live mejor buscar otros auriculares que cumplan mejor esta función. Si le otorgas más importancia a la calidad de sonido, cumplen sobradamente, sin importar el género musical.

El estuche de carga cuenta con 470 mAh, y puede aportar un extra de 21 horas de carga adicional a las 6 horas que duran de media los auriculares. No se trata de la autonomía récord en este tipo de dispositivos (los Buds+ de la propia Samsung llegan hasta las 11 horas con una sola carga ) pero es una cifra más que decente para el uso del día a día y el usuario medio quedará contento con la autonomía de estos Buds Live.

¿Deberia comprarlos?

En resumen se trata de unos auriculares muy completos, cuyo añadido de interés es su extravagante (pero muy cómodo) diseño, que pese a que no tenga una gran cancelación de ruido sí que cuenta con un sonido de calidad, batería correcta y un estuche de carga compacto para poder llevarlos a donde sea. Su precio es de 179 euros pero ha entrado en campaña de rebajas, por lo que se convierten en una interesante opción para regalar estas navidades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios