www.zonamovilidad.es
lunes 08 de marzo de 2021, 09:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer: una efeméride con una tradición centenaria que reivindica la igualdad de derechos, el fin de la discriminación y la equidad salarial en el mundo laboral, entre otros aspectos. El Ministerio de Igualdad en España ha asegurado que las mujeres ganan casi un 15% menos que los hombres, y pueden llegar a trabajar gratis 51 días al año. No obstante, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), esta cifra aumenta hasta el 22%. Además, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) publicó el 18 de febrero un estudio que aseguraba que la brecha había aumentado hasta superar el 23%, lo que supone un retroceso a niveles del 2013.

La pandemia frena el avance de las medidas de igualdad de género en las empresas españolas

El efecto de la pandemia ha provocado un estancamiento en el avance de los planes de igualdad de género en la empresa española, obligada a la implementación de medidas de urgencia centradas en la supervivencia operativa y dejando en un segundo plano los esfuerzos en materia de diversidad.

De acuerdo a la última edición del informe “Women In Business”, 3 de cada 10 empresas (26%) reconocen no haber emprendido ninguna medida para mejorar el equilibrio de género en sus respectivas plantillas directiva, una cifra que supone un aumento de 15 puntos en relación con el año anterior, cuando solo un 11% aseguraban no haber hecho nada.

Tras más de cinco años de tendencia alcista, durante el último ejercicio la presencia de mujeres en puestos directivos en nuestro país se ha mantenido estable y alcanza en la actualidad el 34%. Pese al ligero parón de este año, la cifra de mujeres directivas en la empresa española se equipara con la media europea (34%) y tres puntos por encima de la media global (31%).

España se posiciona en el puesto 14 de los países con más mujeres en puestos directivos

Este ligero parón registrado durante el último año ha provocado que España salga del top 10 mundial de los países con más mujeres directivas, pasando a ocupar en la actualidad el puesto 14. La caída se debe principalmente a la mejora del porcentaje en algunos de los 29 países analizados como Alemania, que con un incremento de 8 puntos en relación con el pasado año (38%) es el único país europeo de los estudiados que se sitúa por encima de España, igualado con Reino Unido (34%). Francia (33%), Irlanda (33%), Grecia (33%), Italia (29%) o incluso Suecia (30%) presentan un dato menor que el español.

La presencia de mujeres en puestos de dirección en España sigue mostrando números positivos. Pese a un ligero retroceso de 4 puntos en comparación con 2020, el porcentaje de compañías que cuentan con al menos una mujer en la cúpula directiva se sitúa en el 87%, lo que no impide que las empresas españolas continúen por encima de la media europea (85%) y tres puntos por debajo de la cifra global (90%).

“Hemos detectado una mejora en prácticamente todas las comunidades autónomas que analiza nuestro estudio y que son los núcleos de mayor actividad empresarial en España. En ellas las plantillas son ahora más femeninas, pero es importante que las organizaciones no frenen el ascenso del talento de la mujer hacia posiciones más relevantes”, valora Isabel Perea, socia de Auditoría de Grant Thornton.

España, el país con más directivas de operaciones de Europa

Los Recursos Humanos es un año más el área que más mujeres aglutina en la alta dirección española, con un 35%, seguido de cerca por la Dirección Financiera (32%). El mayor aumento respecto al año anterior se ha registrado en la Dirección de Operaciones (28%) y de Marketing (25%), ambas con un incremento de cuatro puntos porcentuales respecto a los datos de 2020. Esta cifra sitúa a España a la cabeza de países europeos con más mujeres en puestos de Dirección de Operaciones.

Por detrás de estos roles se sitúan otros como directora de ventas (14%), Corporate Controller (8%), o socia en firmas de consultoría o servicios profesionales, que queda en el último puesto de la tabla con un 7%. A nivel europeo, el mayor incremento lo presentan las mujeres CFO, alcanzando el 32%, lo que representa un aumento de cuatro puntos respecto a 2020. Destaca el ligero estancamiento de las mujeres CEO en España, con un retroceso de dos puntos en el último año, situándose en el 23%.

Principales medidas de diversidad de género en España

Aunque la pandemia ha supuesto un ligero frenazo generalizado en cuanto la implementación de nuevas iniciativas para avanzar en diversidad, las compañías españolas han mantenido en marcha algunas acciones con el objetivo de alcanzar la paridad e igualdad de oportunidades en sus plantillas.

Entre estas medidas destacan la de garantizar un acceso equitativo a las oportunidades de desarrollo laboral, así como las políticas de trabajo flexible, ambas con un 35%, seguidas de la creación de culturas corporativas inclusivas (32%). Estas medidas se muestran en línea con las adoptadas por el resto de las compañías a nivel europeo y global.

En España, por detrás de estas acciones, se sitúan la revisión de los métodos de contratación (26%), el desarrollo de programas de mentoring y coaching (23%), la vinculación de la retribución de la alta dirección a objetivos de género (18%) y la posibilidad de acceder a cursos para evitar sesgos inconscientes (16%).

No obstante, 4 de cada 10 PYMES no tienen ninguna medida para fomentar la igualdad

Aunque en los últimos años el gobierno ha aprobado varios decretos en materia de igualdad de género para las empresas, 4 de cada 10 españoles creen que las medidas actuales son insuficientes o ni siquiera se toman. Una vez más son las mujeres quienes se muestran más críticas: un 50% las considera insuficientes, frente a solo un 36% de los hombres, según el informe sobre Igualdad de Género de InfoJobs.

Concretamente, las medidas más demandadas por la Población Activa (PA) para cerrar la brecha son programas de conciliación, planes de promoción profesional y formación en igualdad de género, aunque resulta relevante que 1 de cada 4 no considera que se deba implementar ninguna medida.

4 de cada 10 PYMES no tienen ninguna medida establecida para fomentar la igualdad de género, porcentaje que disminuye al 15% entre las medianas y grandes empresas, pese a que estas compañías están obligadas a tener planes de igualdad.

1 de cada 3 personas niega la existencia de la brecha salarial

Este Informe de InfoJobs también recoge la opinión de la PA sobre la transparencia salarial. Así, 8 de cada 10 españoles están a favor de hacer públicos los salarios como medida para acabar con la brecha salarial. También son las mujeres (88% de menciones) las que se muestran más a favor que los hombres (78%) de hacer públicos los salarios.

8 de cada 10 españoles están a favor de hacer públicos los salarios.

Sin embargo, solo 7 de cada 10 empresas están dispuestas a adoptar este tipo de medidas de transparencia salarial, siendo las pequeñas y de sectores primario y secundario las más reacias a ello. Pese a que, 1 de cada 3 españoles afirma que no hay brecha salarial entre hombres y mujeres que desempeñan el mismo cargo, proporción que aumenta en el segmento de los hombres.

El techo de cristal aún sigue vigente

De acuerdo a los trabajadores, 8 de cada 10 empresas todavía no tienen equiparados los puestos directivos entre hombres y mujeres, y 4 de cada 10 tiene menos de un 10% de mujeres en dichas posiciones.

El 33% de las empresas de I+D o ONGs es donde más porcentaje de mujeres ocupan puestos directivos (50%), mientras que en el sector primario únicamente hay un 9% de compañías en esta situación. El 17% de las grandes empresas tiene equidad en los puestos de responsabilidad, cifra que aumenta hasta el 28% en las PYMES.

El porcentaje de mujeres expertas en TI casi se ha duplicado en los últimos seis años

Cada vez son más las mujeres que se interesan por la tecnología, cursan carreras STEM y ocupan más puestos de liderazgo. Pero, aunque la representación femenina en las TIC está creciendo, sigue existiendo una disparidad de género. Así se demuestra en el estudio "Las mujeres en la ciberseguridad", publicado por el Instituto SANS durante el 2020 y avalado por la compañía ThreatQuotient, que aborda la situación actual de las mujeres en el ámbito de la ciberseguridad.

Según el informe de SANS, las mujeres que se dedican al ámbito de la ciberseguridad suelen tener dudas sobre su desarrollo profesional, ya que muchas no están seguras de cómo “encajar”, cuál es su función principal y cómo se definen a sí mismas. En el ámbito de la ciberseguridad, esto es aún más evidente. El informe revela que muchas mujeres creen que se han "ganado" sus puestos simplemente por estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, a pesar de que el 44,6% cuenta con un máster en su perfil profesional.

Las nuevas formas de trabajo, beneficiosas para la igualdad a largo plazo

En el estudio llevado a cabo por Grant Thornton se analiza también el impacto que ha tenido la pandemia de coronavirus en la igualdad y equilibrio de género en sus equipos. Tanto en España como en Europa, la mayoría no tiene todavía claro si estas nuevas medidas sobre las nuevas prácticas, basadas principalmente en la flexibilidad y el teletrabajo, permitirán a las mujeres desempeñar mayores funciones de liderazgo o si tendrán un efecto negativo en su trayectoria profesional.

Aunque sí es cierto que, en el caso de España, un 44% de líderes consultados creen que serán beneficiosas para la mujer a largo plazo, siendo esta cifra del 36% en Europa y del 46% a nivel global. Con motivo de la COVID-19, la empresa española ha puesto en marcha medidas para aumentar el compromiso de sus empleados, como la adaptación de sus programas de aprendizaje y desarrollo existentes al entorno cambiante (55%), así como la de promover la conciliación laboral y/o la flexibilidad para los empleados (53%).

Un 44% de líderes consultados creen que serán beneficiosas para la mujer a largo plazo.

Les sigue las acciones que fomenta la inculcación de nuevas prácticas de trabajo para involucrar a todos los empleados con un 48% y la creación de entornos en el que los empleados puedan presentar sus ideas, problemas y preguntas con un 47%. En relación con todas estas medidas, más del 80% de empresarios consideran muy probable su viabilidad una vez finalice la pandemia. En algunos casos este convencimiento de que continuarán con el mismo énfasis e incluso con más intensidad sube a más del 90%.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios